Iñaki Llano, del reto personal de la Everesting Challenge a la solidaridad

07.08.2020 | 00:15
Iñaki orgulloso y eufórico junto al cartel del la cima.

Completó el 'Everesting Challenge' al ascender 30 veces en bici La Barrerilla y piensa en nuevas gestas

EVERESTING Challenge. Es el exigente reto que cada vez está ganando más adeptos en el mundo del ciclismo. Se trata de acumular sobre la bicicleta, en una sola sesión, un desnivel positivo igual a la altura de la cima Everest –es decir 8.848 metros– subiendo un puerto de montaña o una fuerte pendiente. Así lo hizo el pasado 10 de julio Alberto Contador tras ascender 78 veces el kilómetro más duro del Navapelegrín, en un tiempo de 7 horas y 27 minutos. La llamativa gesta llegó a oídos del amurrioarra Iñaki Llano, integrante del equipo de ciclismo Team Yurrebaso, mientras entrenaba con unos amigos. "¿No te animas?, me preguntaron. Y mi contestación, entonces, fue que lo haría subiendo 30 veces La Barrerilla", cuenta.

Fue una simple conversación que picó la curiosidad de Llano. De hecho, pocos días después buscó más información sobre el Everesting Challenge. "Hice los cálculos y comprobé que con 28 ascensiones a La Barrerilla era suficiente, pero soy un poco cabezota y como dije que iba a hacer 30 no cambié de idea y me fijé ese objetivo". De sus capacidades estaba más que convencido. "Practico ciclocross y participo en marchas de mountain bike largas en las que pasas sobre la bici 13 o 14 horas. A lo largo de la semana, entreno 6 o los 7 días y desde enero a la actualidad llevo ya más de 14.000 kilómetros acumulados", explica.

El día de Santiago
 

El día fijado para intentar el reto fue el 25 de julio, festividad de Santiago. "Comencé a rodar a las 5 de la mañana y todo fue muy bien durante algo más de la mitad del recorrido planteado. Hacía las subidas en un tiempo de entre 21 y 23 minutos, y en unos 6 las bajadas". El peor momento llegó a partir de la ascensión número 18, cuando la temperatura alcanzaba ya los 38 grados. "Eran las 2 de la tarde, hacía mucho calor y empecé a empeorar los tiempos. Tras hacer 19 subidas, tuve que bajarme un rato de la bici, parar un rato para pegarme una ducha, comer melón, beber coca-cola...". Y, de nuevo, a la carretera.

Contó en algunos tramos con el acompañamiento de amigos o integrantes de la Escuela de Ciclismo como Erlantz Aldai. Foto: I. LL.

Hasta entonces, Iñaki había contado con el apoyo de sus familiares e incluso el acompañamiento en bici de amigos en algunos tramos e incluso de chavales de la Escuela de Ciclismo con la que colabora. A partir de las 18.00 horas, "empezó a venir más gente, incluso compañeros de la cuadrilla de caza, para verme terminar". A las 21.15 horas, tras 304 kilómetros, un desnivel acumulado de 9.972 metros, "siete y ocho cambios de ropa, 30 botellas de agua bebidas, otras 15 de sales, muchos geles y barritas", Iñaki Llano culminó el reto "brindando con champan".

A por retos solidarios
 

Esta gesta ha motivado al ciclista amurrioarra que se ha marcado seguir la estela de su convecino y corredor de maratones Spider Abel y realizar retos sobre la bici con el objetivo de recaudar fondos para la asociación Aefat y la investigación de la ataxia telangiectasia. "El 5 de septiembre intentaré dar la vuelta a Euskadi en 20 horas y también voy a seguir realizando el Everesting Challenge en todas las cimas importantes de la comarca", avanza.