El grupo ecologista de Zalla construye casas de madera para aves

El proyecto busca la implicación de la ciudadanía para distribuirlas por el municipio

13.07.2021 | 00:05
Miembros de Otsoaren Taldea posan con las casetas que van a repartir por terrenos privados en Zalla.

La supervivencia en su hábitat se complica a consecuencia de la acción humana, por ello la asociación ecologista Otsoaren Taldea de Zalla ayuda a las aves a encontrar un hogar en cajas en las que puedan anidar. Instituciones y vecinos están implicados en esta iniciativa que persigue concienciar a la ciudadanía sobre el cuidado y la preservación de la naturaleza. Más de medio centenar de personas ya han contactado con el grupo para hacerse con las cajas preparadas para "aves insectívoras, murciélagos, vencejos, golondrinas y avión común, que es un tipo de golondrina", enumera Josu Acasuso. Dentro del proyecto plantean a medio plazo "crear charcas para anfibios y setos vivos, es decir, plantaciones lineales para separar terrenos con especies autóctonas".

En los montes "no existen suficientes refugios para murciélagos y otros tipos de aves porque hay una explotación forestal, al cortar los árboles transcurridos alrededor de veinte años no se generan agujeros en los troncos y esas especies no pueden anidar". Antiguamente "vencejos, murciélagos o golondrinas" se refugiaban en agujeros de las casas que "se construían en piedra y contaban muchas más zonas de establos, etc.", pero "las nuevas edificaciones no los contemplan" y los animales se ven desprotegidos. Animales que "son el mejor insecticida natural por la cantidad de mosquitos que comen".

Una de las casas para aves.

A través de la página de Facebook o el correo electrónico de Otsoaren Taldea se puede contactar para preguntar si quedan cajas libres y, si es así, "les enviamos las condiciones que hay que cumplir porque no es regalar la caja y ya nos olvidamos". Con la entrega del recipiente gratuito y su colocación en la mejor orientación "se comprometen a mantenerla, porque hay que limpiarla una vez al año". Se considera un préstamo, "sigue perteneciendo a nuestra asociación, pero la pueden conservar todo el tiempo que quieran". Han optado por instalarlas en terrenos privados "para que sea más seguro que se mantenga en el tiempo, porque en el monte pueden desaparecer o convertirse en objetivo de comportamientos incívicos, mientras que en lugares particulares nos aseguramos de la caja no se mueve de ahí" para que Otsoaren Taldea pueda llevar un seguimiento de "qué especies han anidado". Con las rapaces nocturnas surge otro problema: "Antes anidaban en los campanarios, pero se cierran para que no entren palomas".

Las instituciones están colaborando con esta iniciativa. El Ayuntamiento de Zalla "nos ha propuesto organizar actividades con los centros escolares" acudiendo al parque que rodea al edificio consistorial a depositar cajas y dar una charla o actividades similares como una forma de "aprender desde pequeños y generar una conciencia" y la administración municipal también "va a destinar una partida presupuestaria a la compra de cajas nido para vencejo, golondrina o murciélago para colocar en el entorno del Zine Antzokia y el puente de la corta seca del río cercano al polideportivo". Por su parte, la Diputación contribuye con catorce cajas de madera.

A la Agencia Vasca del Agua se le va a plantear la adecuación de "un talud artificial con agujeros preparado para la nidificación del martín pescador y avión zapador en el área próxima a las recientes obras de defensa contra inundaciones en el polideportivo". Actuaciones de este tipo "en otros países se llevan a cabo de forma habitual". "Cuando se ejecutaron obras de encauzamiento del Kadagua en los años ochenta se creó una escollera y no se tomaron medidas que pudieran paliar la destrucción de los taludes naturales de tierra", mientras que con las recientes intervenciones "hemos conseguido que coloquen nidos artificiales". El único inconveniente es que "los han situado demasiado bajos y en la última pequeña crecida que se ha producido por lo menos uno de ellos ha quedado por debajo del agua". También han propuesto "que se instale un talud un poco más alto".

En cuanto la situación sanitaria mejore, confían en retomar las salidas e iniciativas paralizadas de momento para evitar concentraciones de gente". En Zalla "se llegaron a ver zorros por la calle cuando estuvimos totalmente confinados".

noticias de deia