Alcaldesa de Santurtzi

Aintzane Urkijo: "En Santurtzi, los contactos estrechos que se comunican son algo superiores"

Santurtzi abandonó el jueves la zona roja, aunque lo ha hecho por un estrecho margen de trece puntos, lo que hace que la situación siga siendo complicada

05.03.2021 | 01:28
Aintzane Urkijo, alcaldesa de Santurtzi.

 Los datos de contagios parecen dar un respiro a Santurtzi, municipio que salió el jueves de la zona roja tras haber presentado una tasa de 487,56 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. De esta manera, la localidad marinera presenta, por vez primera desde el pasado 25 de enero, una tasa inferior a 500 casos por cada 100.000 habitantes. Han sido 38 días complicados en los que la tasa del municipio ha superado los 700 en varias jornadas. No en vano, pese a haber salido de la zona roja, Santurtzi sigue siendo el municipio del Estado con una mayor tasa de incidencia entre las ciudades de más de 40.000 habitantes.

Ante todo esto y con el escaso margen que cuenta el municipio para evitar la zona roja –un exceso de cinco casos respecto a las dos semanas precedentes le condenaría de nuevo a la zona roja– la alcaldesa de Santurtzi, Aintzane Urkijo, hace ver que aún queda mucha labor por delante para llevar las tasas de contagios a índices más asumibles. "Todavía tenemos una tasa elevada y tenemos que seguir dando pasos hasta estabilizar los contagios e ir bajando más", señaló la primera edil santurtziarra.

Santurtzi sale de la zona roja tras haber estado con más de 500 casos por cada 100.000 habitantes desde el pasado 25 de enero. Imagino que sentirá una alegría contenida.

—La incidencia ha ido bajando en los últimos días y, aunque hemos salido de zona roja, todavía tenemos una tasa elevada y tenemos que seguir dando pasos hasta estabilizar los contagios e ir bajando más. No podemos relajarnos y debemos seguir siendo todos responsables.

En la segunda y la tercera ola se ha dado la misma circunstancia de que Santurtzi ha sido el último de Ezkerraldea en salir de la zona roja. ¿Les han comunicado desde las autoridades sanitarias algún motivo por el que en Santurtzi la transmisión haya sido más alta que en el entorno?

—La única diferencia que nos han trasladado ha sido que en Santurtzi el número de contactos estrechos que una persona afectada por covid comunica a los rastreadores es algo superior al del resto, pero en ningún momento nos han trasladado que hayan detectado un motivo concreto o causas que hayan podido contribuir a los registros que se han dado en Santurtzi.

Hace una semana se detectaba un foco en unas instalaciones deportivas privadas ubicadas en Santurtzi que ocasionó 33 contagiados, nueve de ellos vecinos de la localidad. ¿Tienen constancia de que se hayan detectado nuevos positivos relacionados con este foco?

—Desde Osakidetza no nos han trasladado el dato de cuántos casos se han derivado de esos 9 positivos de Santurtzi.

Durante estas cinco semanas se ha extremado la vigilancia en el municipio y ello no ha impedido que, por ejemplo, hace dos fines de semana se identificase a más de 50 personas participando en un botellón en el Serantes o que el pasado fin de semana se multase a 16 personas por saltarse el confinamiento municipal.

—Hemos venido intensificando la vigilancia desde hace varias semanas y en general, salvo excepciones como las que mencionas, considero que la actitud de la mayoría de los santurtziarras es responsable, aunque la sacudida haya sido fuerte en esta ola.

La situación ha mejorado de forma notable en la localidad en las últimas dos semanas, pero el municipio cuenta con un margen muy pequeño para no volver a entrar en zona de riesgo extremo. ¿Se mantendrán los dispositivos especiales de vigilancia que han estado vigentes desde finales de enero?

—Desde el principio de la pandemia, cada día se valoran las medidas que podemos poner en marcha en este sentido, y así seguirá siendo. Cada semana se determinan los operativos que se pueden poner en marcha y en base a ello se actúa, de la misma forma que en la anterior ocasión en zona roja, durante la cuarentena, o en eventos especiales que surgen al margen del covid-19.

¿Cuál ha sido para usted el momento más delicado de estos casi 40 días en zona roja?

—Todos los días han sido difíciles. Y siguen siéndolo. Como Ayuntamiento, las medidas que podemos tomar son limitadas, como intensificar la vigilancia y la desinfección de calles, cerrar los parques infantiles o los baños públicos y todas ellas las hemos puesto en marcha. Esto ha sido muy complicado porque sabemos que afecta de forma directa a los más pequeños y a nuestros mayores, pero teníamos que ser responsables y contribuir a evitar zona en las que pudiera aglomerarse gente o transmitirse más contagios. Son muchas las personas que han fallecido y gente que lo está pasando verdaderamente mal en nuestro pueblo. Esto se hace muy duro.

¿Qué mensaje le trasladaría a la ciudadanía santurtziarra?

—Es muy duro ver las consecuencias que esto está teniendo en las personas y en la economía a pie de calle de nuestro pueblo. No podemos relajarnos y todos y cada uno tenemos que seguir siendo responsables, poniendo de nuestra parte porque ahora más que nunca, la suma de todo lo que hagamos nos llevará por un camino o por otro. La gran mayoría de la gente cumple, así que animaría a seguir así para seguir mejorando los datos. Esto será lo que nos permita volver a la normalidad de poder visitar a nuestros mayores, que los txikis puedan jugar en los columpios o que podamos ampliar los encuentros sociales.

"La sacudida del virus a Santurtzi ha sido fuerte en esta tercera ola, pero la actitud de los santurtziarras, en general, es responsable"

"La incidencia ha ido bajando en los últimos días y, aunque hemos salido de zona roja, todavía tenemos una tasa elevada"


noticias de deia