primera Neandertrail

Barrika se mete el sábado en la piel de los neandertales

Con una carrera de 8 kilómetros con obstáculos y lanzamiento de jabalina

17.12.2019 | 20:42
Iñaki Líbano y Roberto Muñoz observan uno de los obstáculos de la carrera.

Con una carrera de 8 kilómetros con obstáculos y lanzamiento de jabalina

Barrika - Una carrera al más puro estilo neandertal. Con el objetivo de continuar con su labor de divulgación de la prehistoria y la riqueza geológica de la localidad, el Ayuntamiento de Barrika y Edestiaurre Arkeologia Elkartea han organizado este sábado la primera Neandertrail, una carrera de obstáculos que pondrá a prueba la destreza de los participantes.

Enmarcada dentro de las II Jornadas de Prehistoria que se están realizando durante este año en Barrika, los intrépidos corredores se enfrentarán a un recorrido de ocho kilómetros por los acantilados y yacimientos de la localidad, que tendrá un exigente final lleno de obstáculos, además de una prueba de puntería. "La prueba es espectacular, sobre todo, el recorrido final. Con esta iniciativa buscamos acercar la labor de divulgación a otro tipo de personas y realizar actividades deportivas además de las culturales que ya se vienen realizando", explicó ayer el alcalde de la localidad, Roberto Muñoz, durante la presentación de la prueba.

El circuito partirá del Ayuntamiento a las 11.00 horas y los participantes tendrán un tiempo máximo de dos horas para completar el recorrido. En este sentido, la carrera se desarrollará por un camino adyacente a los espectaculares acantilados de treinta metros de altura, cercanos a importantes yacimientos de la prehistoria que contiene el municipio y por la playa de Muriola, escenario de Juego de Tronos. Además, habrá tres puntos de control.

En este sentido, la llegada será de nuevo junto a la plaza del Consistorio, pero previamente tendrán que pasar por un gran circuito con más de una decena de obstáculos artificiales en el que se encontrarán con pasos en los que deberán pasar reptando por debajo de cuerdas, por un pozo de barro, lanzamiento de jabalina o por un paso con ruedas y fardos, entre otros. Los obstáculos deberán pasarse como indique el juez que se encuentre en la zona y nunca sorteándolos. En total, una veintena de jueces controlarán el recorrido y los participantes llevarán un microchip en el tobillo para controlar su tiempo.

noticias de deia