Bilbao abre su primer servicio de consigna

Un negocio pionero permite guardar maletas y bolsas en el Casco Viejo de Bilbao

07.02.2021 | 01:06
Rossemary y Manu bromean en una de las taquillas que ofrecen en su local del Casco Viejo para guardar temporalmente casi todo tipo de enseres.

Algunos podrían pensar que los impulsores de A lo locker verdaderamente están un pocos locos. Un espacio que ofrece taquillas para guardar maletas y enseres de tamaño medio, un negocio pionero en la villa y ubicado en pleno Casco Viejo e inaugurado en el pico de la segunda ola de la pandemia del coronavirus, en noviembre pasado.

Pero si analizas bien su plan de negocio está pensado con mucha cabeza "aunque ahora tengamos pocos clientes", reconoce Manu Echeverría que, junto a su pareja Rossemary Vásquez, se han lanzado a dotar al Bilbao turístico de un servicio demandado en otras muchas ciudades del mundo. "Hemos viajado mucho, sobre todo por países de Europa, y es un servicio que nosotros hemos utilizado siempre, que es muy práctico y que aquí vimos que no existía", explica Manu para desvelar el origen del negocio.

En esencia lo que ofrece A lo locker (armario cerrado, en inglés) es una consigna para guardar enseres de forma automatizada vía internet y totalmente segura. Primero se escoge en su página web el tamaño de la taquilla a utilizar en función de las maletas o bolsas que se van a guardar y el día que se van a depositar. Después se paga con tarjeta on line y en el email de contacto, el cliente recibe un código para el acceso al local y apertura de la taquilla.

El coste por armario, no por bulto, es de 4,99 euros el espacio pequeño, donde caben dos maletas de cabina de avión, y de 9,99 para cuatro maletas pequeñas o una grande.

El cliente objeto de Manu y Rossemary es el turista, principalmente joven y procedente del Estado. "Un estudio de campo que hemos realizado nos indica que el 80% son visitantes de la península, un 15% de la Unión Europea y el 5% del resto de mundo", indican. Y entonces ¿cómo se les ocurre abrir en plena pandemia, con las fronteras casi cerradas y sin turismo en Bilbao? Manu desvela que "teníamos todo dispuesto para abrir en marzo pasado y llegó el estado de alarma. Fue un bajón, claro, pero pasaban los meses y decidimos abrir y tirar para adelante, como sea. Si sacamos 50 euros, pues eso que tenemos", afirma con seguridad.

Durante las Navidades "tuvimos cierto movimiento y ya nos han dejado reseñas positivas en Google", destaca, aunque sabe a ciencia cierta que "de aquí a verano vamos a tener pérdidas". Aún así asegura con una sonrisa que "tenemos un colchón económico para aguantar todo el año". Su esperanza es que las vacunas que ya se están inoculando vayan sacando al covid-19 de la ecuación de esta vida anormal que padecemos y los viajeros vuelvan a llenar la villa.

Esperan atraer a todos esos clientes de un servicio similar que venían ofreciendo algunos bares y tiendas a través de las redes sociales en la capital, los cuales dan la posibilidad de guardar la maleta a estos viajeros que quieren apurar libres de bultos sus últimas horas en Bilbao o disfrutar de sus encantos el primer día antes de poder entrar en su alojamiento. "Llegan a cobrar hasta cinco euros por cada maleta que guardan a saber en qué condiciones", especifica crítico Manu.

En busca de clientes 

Mientras tanto no se duermen. También buscan otros clientes. Han hablado con casi todos los propietarios de viviendas turísticas "para que utilicen nuestras taquillas y puedan dejar y recoger las llaves sus clientes sin que tengan que molestarse". De hecho, han habilitado varias consignas de pequeño tamaño y con precio ajustado para este fin. "A varios les ha parecido una gran idea, pero ahora, sin clientes, están igual que nosotros", se lamenta.

Otro nicho de usuarios que quieren atraer a su negocio es mucho más cercano. "Gente de Bilbao y vizcainos que vienen de otros pueblos a pasar el día y de compras, les podemos evitar cargar con las bolsas de esas compras, si quieren dar un paseo por el Casco Viejo o tomar unos potes antes de volver", sugiere.

Así mismo, se ofrecen para ser intermediarios entre los cientos de usuarios de apps de compraventa de segunda mano como Wallapop o Vinted para que se depositen los productos en sus taquillas y puedan recogerse con total seguridad.

Incluso cuentan en el local con un hueco cerrado con puerta de seguridad para poder guardar elementos más voluminosos como una tabla de surf o una bicicleta.

Al comparar su oferta con las consignas que se ofrecen en estaciones de tren o las nuevas de Bilbao Intermodal sus promotores indican que "no tienen nada que ver". Especifican que "ofrecemos un seguro con nuestro servicio en un local moderno y limpio, con wifi, cargador de móvil, en el que no hay que esperar colas y con cámaras de seguridad conectadas con una empresa".

A lo locker también ofrece en su web, otros servicios para los visitantes como pueden ser excursiones a diferentes lugares de Bilbao y Bizkaia. De momento, la potencial demanda está desaparecida o bajo mínimos aunque esta situación no desanima a esta pareja de empresarios. "Este negocio va a triunfar, estamos seguros, pero cuando todos estemos vacunados", concluyen.

Ofrecen taquillas de dos tamaños diferentes para guardar equipajes pero también bolsas de compras o llaves de casas turísticas

Abierto en plena segunda ola de la pandemia, saben que ahora perderán dinero pero lo recuperarán cuando la situación se normalice


noticias de deia