Alcalde de Zeberio

Karlos Idirin, alcalde de Zeberio: "El presupuesto para 2021 pretende cubrir necesidades derivadas de la pandemia"

El alcalde de Zeberio, Karlos Idirin, repasa para DEIA cuáles son los principales objetivos de su gobierno de cara al incierto ejercicio económico de 2021

02.03.2021 | 01:00
Karlos Idirin, alcalde de Zeberio.

Gestionar las necesidades de Zeberio en la actual coyuntura de pandemia está siendo un reto al que el gobierno municipal de EAJ-PNV, liderado por Karlos Idirin, se está enfrentando "reforzando toda vía que pueda resultar de ayuda, para no dejar atrás a ninguna persona", e incidiendo, más que nunca, en la "sostenibilidad económica, con total responsabilidad y capacidad para afrontar imprevistos". Así queda reflejado en los presupuestos aprobados recientemente para 2021 gracias a la mayoría que ostenta en la corporación local ya que EH Bildu votó en contra "a pesar del contacto mantenido con la oposición, de la reunión de la comisión de cuentas y de haber incorporado aproximadamente el 65% de sus propuestas y aportaciones", lamenta.

¿Con qué presupuesto va a contar Zeberio este año?

—Con 1.384.735 euros que, si bien no es una cantidad pequeña, se ve reducido en un 7% respecto al del 2020.

¿A qué se debe esta merma?

—Sobre todo a la reducción de la aportación de Udalkutxa y, además, en este comienzo de año no prevemos ingresos extraordinarios. Por otra parte, también partimos con la pérdida de ingresos por arrendamiento de los locales de propiedad municipal, ya que, con la voluntad de prestarles nuestro apoyo, no se ha cobrado el alquiler desde el comienzo de la pandemia. Igualmente, cabe recordar que en los últimos seis años los impuestos y las tasas municipales han estado congelados. Eso sí, este equipo de gobierno, como durante toda nuestra gestión, trabaja en la búsqueda de financiación fundamentalmente a través de la obtención de subvenciones.

¿Cuál es el enfoque que ha guiado el diseño de las cuentas de 2021?

—Asumir la cobertura de necesidades derivadas de la situación de pandemia. De hecho, se han reforzado las partidas de acción social y del Área de Igualdad, en detrimento del capítulo de inversiones. En concreto, la consignación destinada tanto al servicio básico de unidad social como el de servicio social se han incrementado en un 66%, y también se refuerza económicamente el Área de Igualdad. Si aun así fuera necesario, el Ayuntamiento tiene capacidad para ampliar estas partidas ya que la gestión de los últimos años ha permitido generar capacidad económica para adaptarse y hacer frente a posibles contingencias. Junto a esto, seguimos apostando por la realización de actividades culturales y puesta en marcha de servicios que han permanecido cerrados. De hecho, para la financiación de actividades de entidades culturales se ha mantenido la misma cantidad que en años anteriores porque creemos firmemente en su importancia.

Aunque se hayan visto reducidas, ¿habrá inversiones destacadas en Zeberio este año?

—Sí, hemos decidido mantener las que repercutan en el disfrute directo por la población, como la nueva cubierta del área de juegos situado en la parte posterior del ayuntamiento que supone alrededor de 37.000 euros y el necesario nuevo tejado de la kultur etxea que asciende a 43.000 euros y que supondrá mejorar el servicio que presta esta instalación a la vez que supone el mantenimiento del patrimonio municipal. Por otro lado, vinculado a la reducción del consumo de energía y para proporcionar autonomía al servicio de iluminación de vías públicas, también se ha previsto cambiar todas las luminarias del alumbrado público que están conectadas a viviendas particulares, sustituyéndolas por leds con panel solar. Además, se colocarán paneles informativos en 10 barrios.

Y, ¿cómo está el proyecto de instalación de calderas de biomasa?

—Lo acabamos de terminar. A pesar de que las previsiones económicas ponen la mirada en una venidera crisis de dimensión aún poco predecible, optamos por abordarlo, tal y como estaba previsto, para los edificios de la kultur etxea y el ayuntamiento, aprovechando así las subvenciones a las que pudimos acceder, las cuales suponen el 70% del gasto total. Si no hubiésemos ejecutado el proyecto, habríamos perdido toda ayuda que nos posibilitaría cambiar el antiguo modelo de calefacción.

"El capítulo de inversiones se ha visto reducido, pero hemos mantenido las que repercuten directamente en el disfrute de la población"


noticias de deia