La fortuna sonrió a Bizkaia por Navidad

Asier Iragorri, alcalde de Basauri: "Todo el pueblo se va a beneficiar"

El día después del segundo premio de lotería inunda de alegría comercios y calles del municipio

24.12.2021 | 00:32
La administración que vendió el segundo premio ya tuvo colas ayer jueves toda la jornada.

"Se palpa la euforia porque ha sido un premio muy repartido", resumía ayer jueves el alcalde de Basauri, Asier Iragorri, el ambiente con que se levantó de resaca el municipio después de que la lotería de Navidad lo inundara con 154 millones de euros de la mano del club de balonmano. Una alegría con dos activos, especificó el primer edil. "Por un lado, quienes han vendido los boletos, entre los que había muchos comercios, por otro, quienes se han visto agraciados que han sido muchos al comprarse 1, 3 o 5 papeletas", concretó a DEIA por lo que "todo Basauri se va a beneficiar". E incluía a pequeños autónomos, talleres de coches, comercios y hostelería ya que con los pellizcos que han tocado "mucho dinero se va a quedar en los negocios locales".

El club de balonmano riega Basauri con 150 millones de euros. Fotos: Oskar M. Bernal

Confirmó esta tesis e l presidente de la Asociación de Comerciantes de Basauri, José Feijó, aunque "todavía no hemos tenido tiempo de percibir lo que ha pasado, la gente esta en una nube". Ayer  juevespalpó la calle, observó la actividad y aseguró que "se ve bastante meneo, influirá la víspera de Navidad, pero hay ambiente". Algo muy necesario por que "el comercio está muy tocado, con muchos cierres, el tema del covid... el premio va a dar a la ciudadanía fuelle para que salga a la calle consuma y disfrute".

El club de balonmano riega Basauri con 155 millones de euros. Vídeo: Oskar M. Bernal

Quien más lo notó ya ayer jueves fue Mari José Berzosa, la gerente del despacho de lotería donde se vendió el 72119. "No hemos parado de tener colas todo el día", apreció exultante a la vez que confesó como "ya hemos recibido llamadas de fuera haciendo reservas para El Niño".

El hecho de que haya que esperar un tiempo para cobrar las participaciones va a suponer que las compras y caprichos se tomen con tranquilidad aunque "ya habrá gente que sabiendo que tienen ese colchón ahí, de cara a Nochevieja, se dará un alegrón en la mesa", prevé Feijó.

En la plaza de abastos del pueblo se notaba ayer ambiente festivo.

La plaza de abastos ayer podía dar fe de ello. El ambiente positivo se palpaba y las conversaciones tenían como tema la lotería sobre "si compraste boletos" o como "a mi hijo le han tocado 60.000 euros".

En lo de la demora coinciden tanto en el concesionario de coches Fiat, ubicado en el barrio de Urbi, como el Centro Porsche, abierto en la cercana carretera N-634. "Hoy ni ha venido, ni ha llamado nadie", indicaban desde este último mientras que en el primero auguraban que "la gente llegará la semana que viene o ya en enero". Creían que "para la compra directa, la repercusión puede ser inmediata pero en nuestro sector se tarda algo más".

De hecho, ya el mismo miércoles por la tarde, los hosteleros de la zona de poteo notaron que las comandas eran mucho más generosas que otro día entre semana normal. Y ayer jueves, las cuadrillas confirmaron el espíritu elevado a pesar de la lluvia vespertina y las restricciones sanitarias.

noticias de deia