Calles y carreteras anegadas y ríos desbordados debido a las fuertes lluvias

10.12.2021 | 15:55
El alto de Trabakua sigue cortado por un desprendimiento

Las precipitaciones castigan a Gipuzkoa y Araba, mientras que la situación en Bizkaia se normaliza

Las intensas lluvias caídas en Euskadi en las últimas horas han dejado un paisaje de calles y carreteras anegadas y ríos desbordados en Gipuzkoa, con cuatro cuencas fluviales en nivel rojo, aunque también hay dificultades en Araba, mientras que la situación en Bizkaia se normaliza.

En Gipuzkoa se mantiene la alerta naranja por precipitaciones hasta mañana a las nueve. En Bizkaia y Araba estarán activados los avisos amarillos hasta la misma hora del sábado.



Debido al estado de los ríos y a que se esperan precipitaciones débiles a moderadas y localmente persistentes, se mantiene el riesgo de inundaciones en los tres territorios. El momento más crítico será la segunda pleamar de la jornada, sobre las 21.45 horas.

MESA DE CRISIS

Esta información la ha ofrecido en rueda de prensa el vicelehendakari y consejero de Seguridad del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, que tras cancelar su visita institucional a Iruñea, ha presidido una n ueva reunión de la mesa de crisis del Plan Especial ante el Riesgo de Inundaciones.

Las lluvias y la crecida de los ríos han tenido una incidencia notable en localidades guipuzcoanas como Irun, donde se han inundado viviendas y comercios en Behobia, y en Mendaro, donde el hospital ha quedado aislado, aunque la actividad sanitaria se está desarrollando con normalidad, salvo en unas pocas consultas externas, según ha informado Osakidetza.

En Irun, los principales problemas se han vivido en el barrio de Behobia como consecuencia del desbordamiento del río Bidasoa durante la madrugada, especialmente en la zona de Mendipe, si bien su nivel está en descenso.



En las calles más afectadas, los bomberos han trabajado para achicar agua en varias viviendas y comercios, según ha explicado el Ayuntamiento de la localidad en las redes sociales. Además, como consecuencia del temporal, han caído varios árboles en el polígono Bidaurre-Ureder.

En Mendaro, una de las localidades más afectadas, además de los accesos al hospital, ha resultado muy afectado el barrio de Garagartza, anegado por el agua, que ha inundado las plantas inferiores de las viviendas.

En Eibar se han producido incidencias en varias carreteras, entre ellas la variante, cortada a la altura de Matsaria y Asua-Erreka por sendos desprendimientos.

La subida a Tekniker, en el polígono Azitain de Eibar, lleno de lodo Javi Colmenero


Andoain se encuentra asimismo entre las localidades afectadas y, aunque en menor medida, en San Sebastián también se han registrado algunos problemas, como la caída de un árbol sobre el tejado del polideportivo Josean Gasca y la inundación del área de Okendotegi, donde se ha desbordado la regata como suele ser habitual en estas circunstancias.

Ante este panorama, la Diputación de Gipuzkoa ha suspendido para este sábado las actividades de deporte escolar.

RÍOS EN ALERTA ROJA

Las cuencas de los ríos Oria, Deba, Urumea y Bidasoa, se encuentran este viernes en nivel de alerta roja en algunos puntos.

La estación de aforo que mayor pluviometría ha registrado es la situada en Eskas (Artikutza), que en el acumulado de las últimas 24 horas ha registrado 163,7 litros por metro cuadrado -36 este viernes hasta las diez de la mañana-, según datos de la Diputación.

También se han superado los 100 litros en Bizkaia, en concreto en Urkiola, con un acumulado de 100,2.

Los embalses alaveses de Ullibarri y Urrunaga se encuentran entre el 94 y el 95 % de su capacidad y continúan vertiendo agua a los ríos Zadorra y Arratia, una situación que se complica por momentos ya que están entrando a los pantanos 410 metros cúbicos por segundo.

Instalaciones deportivas en gamarra en la mañana de este viernes. Cedida


El desembalse está provocando inundaciones desde este jueves en el barrio vitoriano de Asteguieta y en localidades como Villodas y Trespuentes, entre otras, donde continúan las complicaciones desde ayer con zonas anegadas y varias carreteras secundarias cortadas.


SITUACIÓN EN BIZKAIA

Las lluvias han dado una tregua ya entrada la mañana, lo que ha permitido reabrir la A-68 en Orozko, que ha sido el principal problema causado por las lluvias esta madrugada en Bizkaia, donde vecinos, bomberos y brigadas municipales han dedicado la mañana a limpiar el barro de las calles las calles, este viernes ya sin agua.

Sin embargo, la BI-633 sigue cerrada en Mallabia en ambos sentidos por un desprendimiento, al igual que la N-622, en los enlaces con la A-1 en Gasteiz, que está cortada en las dos direcciones por el desbordamiento del río Zadorra.

Vídeo: Jose Mari Martínez



TRÁFICO EN GIPUZKOA

En Gipuzkoa, la N-634 está cortada entre Mendaro y Deba, así como a su paso por Eibar por un desprendimiento, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, que ha precisado que las incidencias en la red secundaria de carreteras son numerosas.

El tráfico se ha restablecido en la N-121A, en Irun, aunque se están empezando a formar colas de camiones en la frontera porque la Gendarmería francesa impide su paso ya que hay afecciones en la autopista A-63 por inundaciones en Bayona.

Sigue interrumpido también el tráfico ferroviario entre Beasain y Brinkola, y los operarios de Adif continúan trabajando para solucionar el problema causado este jueves por un desprendimiento, lo que está obligando a Renfe a efectuar traslados en autobús entre los tramos afectados.

MÁS AVISOS

A las alertas por lluvias se suma otro aviso amarillo por riesgo para la navegación durante todo el viernes y hasta las 9.00 horas del sábado debido a que se esperan olas de 4 metros de altura que irán bajando hasta situarse en 3-3,5 metros.
noticias de deia