La Hacienda de Bizkaia aprueba una batería de medidas tributarias para aumentar la liquidez

Suspende pagos fraccionados de IRPF de trabajadores autónomos y adelanta "en la medida de lo posible" las devoluciones de próximos meses

17.03.2020 | 15:16
Sede de la Hacienda de Bizkaia

La Diputación de Bizkaia ha aprobado, en un Consejo de Gobierno celebrado este martes, una batería de medidas tributarias dirigidas a mejorar la liquidez, especialmente de microempresas, pymes y trabajadores autónomos, y a prevenir "un impacto económico negativo mayor sobre los sectores más vulnerables de la economía", ante las restricciones adoptadas para contener la expansión del coronavirus.

Entre ellas, limita, suspende o aplaza obligaciones tributarias que pudieran generarse entre el 16 de marzo y el próximo 1 de junio, como el pago de impuestos o la presentación de autoliquidaciones y declaraciones, aunque esa fecha podrá prorrogarse "si lo exige la situación de emergencia".

Según ha informado la institución foral en un comunicado, el Consejo de Gobierno de la Diputación ha aprobado un Decreto Foral Normativo con estas medidas extraordinarias, que será remitido para su ratificación a las Juntas Generales vizcaínas.

El decreto contiene la suspensión o prórroga del inicio de procedimientos, de manera que se aplaza hasta el próximo 1 de junio la fecha de inicio de los procedimientos tributarios que deban realizarse de oficio en aquellos supuestos cuyo comienzo deba producirse a partir del 16 de marzo de 2020. Entre otros supuestos, este aplazamiento no afectará a los procedimientos sancionadores, a las compensaciones de oficio, a los embargos, ni a las propuestas de liquidación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Además, se extiende hasta el próximo 1 de junio el plazo voluntario de presentación de autoliquidaciones y declaraciones, a excepción de aquellas que deban tramitarse obligatoriamente en la sede electrónica de la Hacienda Foral, y también hasta esa fecha se extiende el inicio del plazo para cualquier actuación en el ámbito tributario que deba comenzar a instancia del contribuyente, siempre que la presentación telemática no sea obligatoria.

Asimismo, se han establecido diversas medidas para la ampliación de plazos y, de este modo, el plazo voluntario de presentación e ingreso de autoliquidaciones correspondientes al mes de febrero se extiende hasta el próximo 14 de abril. Por su parte, el ingreso de las liquidaciones cuyo vencimiento se produzca a partir del 16 de marzo se extenderá así mismo quince días naturales.

Además, se suspende la tramitación de todos los procedimientos tributarios en curso por el plazo que va desde el 16 de marzo al 1 de junio de 2020, así como el plazo para la contestación de requerimientos individualizados de aportación de documentos, antecedentes o información con trascendencia tributaria.

En materia de aplazamiento del pago de impuestos, se aprueba un aplazamiento excepcional de las deudas tributarias de trabajadores autónomos, microempresas y pequeñas empresas. Las deudas cuyo plazo voluntario de presentación e ingreso finalice entre el 16 de marzo y el 1 de junio de 2020 podrán ser aplazadas sin garantía y sin devengo de intereses de demora. El pago de estas deudas se suspenderá durante un periodo de tres meses desde la finalización del periodo voluntario y se ingresará a partir de entonces en seis cuotas mensuales de igual importe.

También podrán acogerse a este aplazamiento los autónomos y pequeñas empresas y microempresas respecto a las deudas tributarias liquidadas por la Administración y cuyo plazo voluntario de ingreso finalice entre el 16 de marzo y el 1 de junio.

Por otro lado, se retrasa un mes el pago del plazo correspondiente a marzo de los aplazamientos concedidos. De este modo, el 25 de marzo Hacienda no cobrará estos vencimientos y se retrasan así mismo un mes los vencimientos restantes, sin que acarree el devengo de intereses de demora.

La Diputación también suspende los pagos fraccionados de IRPF de los trabajadores autónomos, de manera que las personas físicas que realizan actividades económicas no estarán obligadas a autoliquidar e ingresar los pagos fraccionados de IRPF correspondientes al primer y segundo trimestre de 2020. Esta medida beneficia directamente a unos 35.000 contribuyentes que en estos dos pagos a cuenta ingresan a Hacienda unos 40 millones de euros, en función de los datos forales.

Además de estas medidas, y con el mismo objetivo de apoyar la liquidez de empresas y trabajadores autónomos, el Departamento de Hacienda y Finanzas de la Diputación Foral de Bizkaia ha anunciado que garantiza y adelantará "en la medida de lo posible" las devoluciones previstas para los próximos meses.

Hasta el 31 de mayo, y únicamente en devoluciones de IVA, las empresas y autónomos vizcaínas recibirán de la Hacienda Foral un importe total de 224 millones de euros. En lo que respecta al IRPF, la Hacienda Foral iniciará en la primera semana de mayo, con el comienzo de la campaña de Renta 2019, las devoluciones correspondientes a este impuesto, del que tiene previsto devolver más de 431 millones de euros.

ATENCIÓN AL CONTRIBUYENTE


Respecto a la atención al contribuyente, la Hacienda Foral ha recordado que todos los trámites se pueden realizar de manera telemática en la sede electrónica BizkaiBai. Asimismo, Hacienda ha reforzado la atención telefónica que se presta, para cualquier consulta fiscal, en el teléfono de atención 946 125 500, en horario continuado de 8:30 a 19:00 horas de lunes a viernes.

En el caso de la campaña de Renta, la Hacienda Foral mantendrá los servicios de atención web y telefónica, mientras que "los servicios de atención presencial se adecuarán a las circunstancias de cada momento, y serán comunicadas debidamente".