Por cuestión técnica

Diputación no ve "ninguna problemática" en la caducidad de 451.372 tarjetas Barik

Justifica que se busca "garantizar el buen funcionamiento" y Elkarrekin Bizkaia ve "una sinrazón" renovar tarjetas que funcionan

29.01.2020 | 13:25
Una persona con su tarjeta Barik

GERNIKA. El diputado vizcaino de Transportes y Movilidad Sostenible, Miguel Angel Gómez Viar, ha afirmado que no hay "ninguna problemática" con la caducidad de 451.372 tarjetas Barik prevista para este año 2020, ya que "es una cuestión técnica y programada" con el fin de "garantizar el buen funcionamiento del sistema en todo el momento".

Gómez Viar ha comparecido este miércoles ante el pleno de las Juntas Generales de Bizkaia para responder a una interpelación de Elkarrekin Podemos, cuyo apoderado Emilio Lobato ha lamentado que la "inhabilitación masiva de tarjetas Barik ha generado gran desconcierto y preocupación entre miles de personas usuarias del servicio, que denuncian no haber sido informadas debidamente y con antelación".

Además, ha advertido de "la sinrazón y los residuos plásticos que supone que las tarjetas caduquen, aun encontrándose en perfecto estado", a lo que se añade que "el coste de la renovación corre a cargo de la persona usuaria, que debe volver a pagar 3 euros, así como 5 euros de recarga mínima.

"¿Por qué renovar las tarjetas que están funcionando correctamente? ¿Tendrá algo que ver que el total de las tarjetas a renovar multiplicados por 3 euros suponen una cantidad nada despreciable de 5.400.000 euros de ingresos cada 7 años?", ha cuestionado el juntero, al que no convence que se aleguen "razones técnicas" porque este tipo de tarjetas "no caducan en otras comunidades".

En su respuesta, el diputado de Transportes y Movilidad Sostenible ha explicado que, durante este año 2020, está prevista la caducidad de 451.372 tarjetas Barik, la "gran mayoría" tarjetas anónimas debido a que el 30 de abril de 2013 se dejó de comercializar el Creditrans en soporte cartón y su caducidad es de siete años.

Según ha indicado, la caducidad de las tarjetas estaba programada desde el inicio de Barik y está diseñada para "aplanar lo máximo posible la curva de caducidades para evitar sobrecargas" en el sistema.

Gómez Viar ha asegurado que los puntos del sistema Barik "están preparados" para dar respuesta a las peticiones de renovación o adquisición de nuevas tarjetas. En este sentido, ha destacado que se dispone de una red de 11 oficinas del transporte público distribuida por toda Bizkaia con 24 puestos de atención.

Durante 2020, cerca de 12.000 usuarios de tarjetas personalizadas/ mensuales deberán pasar por las oficinas para renovarlas, mientras que los propietarios de tarjetas anónimas "no tienen necesidad de pasar por ninguna oficina de atención al cliente" ya que se puede adquirir una nueva tarjeta anónima y recuperar su saldo en la nueva tarjeta en las estaciones.

En función de las cifras aportadas por la Diputación, antes de este año han caducado 536.503 tarjetas, en 2020 vencerá la fecha de caducidad de 541.372 y en 2021 caducarán otras 188.068. En sucesivos ejercicios, habrá 191.535 caducidades en 2022, 204.588 en 2023, 231.634 en 2024, 269.476 en 2025 y 311.680 en 2026.

El diputado, desde agosto 2019 hasta el pasado 17 de enero, un total de 1.352 de las 157.785 atenciones realizadas en el sistema Barik (el 0,08%) estaban relacionadas con la caducidad. Las quejas se centraban en que como el desconocimiento de la caducidad de la tarjeta y por el motivo de caducidad de las tarjetas y pago de 3 euros por la renovación.

Gómez Viar ha explicado que el Consorcio de Transportes de Bizkaia considera que, "para garantizar la integridad del sistema Barik y por motivos técnicos relativos al chip de la tarjeta", las tarjetas deben salir del sistema para garantizar su buen funcionamiento pasados siete años desde su venta.

El diputado ha considerado que "no existe ninguna problemática ya que la caducidad de la tarjeta Barik es una cuestión técnica prevista y programada desde la misma puesta en marcha de la tarjeta Barik a fin de garantizar el buen funcionamiento de la propia tarjeta y del sistema en todo momento".

En todo caso, ha indicado que la medida "se circunscribe a una decisión ejecutiva del Consorcio de Transportes de Bizkaia en las actuaciones propias de dicho organismo en su día a día" y no es "una ocurrencia". Asimismo, ha destacado que la renovación supone 0,43 céntimos por año. EP

noticias de deia