El próximo lunes

Bermeo reclama "respeto" para la última misa del año en Gaztelugatxe

Una excursión organizada por una empresa privada levanta recelos entre los bermeotarras

28.12.2019 | 06:20
Centenares de visitantes, en la escalinata de acceso a San Juan de Gaztelugatxe.

BERMEO. "No te pierdas este día único donde abren la Ermita y hacen la última misa del año. Después se ilumina todo para bajar y es espectacular. Pide tu deseo y toca la campana en el lugar Mágico, donde se rodó Juego de Tronos. 241 escalones contemplando la belleza del paisaje. Buen ambiente y buen lunch". Así reza el anuncio de una excursión organizada por una empresa privada a San Juan de Gaztelugatxe -por 15 euros de coste con traslados desde Bilbao y guía- para este lunes, 30 de diciembre, que ha generado polémica en Bermeo. Tanta que el alcalde, Aritz Abaroa, tuvo que salir ayer al paso para reclamar el "máximo respeto" al enclave, que ese mismo día albergará una cita tradicional para una multitud de bermeotarras.

La controversia radica principalmente en el lunch que se ofrece en la ermita, aunque también sobrevuela la mercantilización del enclave. Y es que son los voluntarios de San Juan de Gaztelugatxe quienes ofrecen aperitivos a quienes acuden a las misas del 30 de diciembre -17.00 horas-, que está organizadas por el propio colectivo. Ante las quejas de los vecinos, expresadas sobre todo a través de las redes sociales, Abaroa envió ayer una carta a la empresa organizadora de la visita para subrayar que "el lunch que ustedes citan, se realiza de la mano del grupo de voluntarios que cuida de Gaztelugatxe todo el año, para los bermeanos y las bermeanas y para los amigos y amigas de la zona". Así, desde el Consistorio costero no ven justo "que en su publicidad se haya considerado y vendido como un acto temático el evento organizado con tanto esfuerzo por el voluntariado y la ciudadanía devota de San Juan. No es respetuoso ni para los bermeanos y bermeanas, ni para el voluntariado que cuida San Juan".

La ermita de Gaztelugatxe albergará el lunes a centenares de personas que acuden desde Bermeo, pero también de localidades adyacentes. Pero hasta la fecha ninguna excursión había perturbado la paz que suele reinar los días 30 de diciembre. Alertado por ello, el primer edil Abaroa quiso trasladar a la empresa "algunas cuestiones a considerar". "Les ruego que tengan claro que Gaztelugatxe no es ningún parque temático", incidió el alcalde en otro extracto de la misiva publicada en redes sociales. Entre otras cosas, "es un espacio incomparable con unos valores naturales increíbles, por lo que nos corresponde a todos y todas velar por este entorno y garantizar su sostenibilidad". Por todo ello, insistió en el "respeto" al enclave. "Seamos conscientes de que los tesoros naturales son tesoros solo si los entendemos como tales y les concedemos el tratamiento que les corresponde", puntualizó.

Los voluntarios de Gaztelugatxe, aunque alertados por la oferta de la visita, mantendrán sus planes de cara a las misas del día 30 de diciembre. Y en otra carta publicada en redes sociales en contestación a Abaroa, la empresa organizadora alertó de la existencia de "una campaña boikoteando (sic) la excursión", negó que incluyan el lunch en su oferta y aseveró que "por cuatro pintxos (riquísimos por cierto)", no iba a entrar "en una guerra absurda y ridícula". De la misma forma, quiso "dar las gracias" de forma irónica "a todo el pueblo de Bermeo, incluido al Señor Alcalde, por todos los comentarios, insultos, amenazas, calumnias, injurias y acoso al que me está sometiendo un pueblo que por lo visto, los que no somos de allí, no podemos ir el día 30 a la Ermita, todos son propietarios por lo visto, tienen escritura del lugar y el resto faltamos al respeto, a las costumbres, a las tradiciones..."

Tras denunciar públicamente lo sucedido en defensa de su honor, incluso poniéndose en contacto con el Ayuntamiento y Turismo para denunciarlo, aunque no recibiera respuesta, la empresa instó al alcalde "a poner un muro al estilo de Berlín, al de la vergüenza", debido a la "vergüenza ajena" que asegura estar pasando por "las barbaridades" vertidas por "un grupo de radicales obsoletos".

noticias de deia