El Surne Bilbao Basket viajará a Valencia "con cuatro jugadores y medio menos"

Miniotas ha fichado por el Zalgiris tras desvincularse del club y Mumbrú reconoce que Damien Inglis sólo jugará por "necesidad imperiosa" ante la falta de efectivos

18.11.2021 | 12:24
Regimantas Miniotas jugó el pasado domingo su último partido con el Bilbao Basket.

Tiempo de cambios en el Surne Bilbao Basket a dos días de afrontar el sábado un partido de máxima exigencia en la cancha del Valencia Basket. La entidad de Miribilla ha anunciado este jueves el acuerdo alcanzado con Regimantas Miniotas para su desvinculación del club (ha fichado por el Zalgiris Kaunas lituano, con el que jugará la Euroliga), y su sustituto, el ala-pívot francés Damien Inglis, ya está en Bilbao y debutará como 'hombre de negro' en esta contienda aunque apenas vaya a tener tiempo para trabajar con sus nuevos compañeros. "Aún no hemos entrenado con él. Intentaremos que se cambie en Valencia por nuestra falta de efectivos. Mañana salimos para allí y vendrá con nosotros, pero si tiene minutos será por necesidad imperiosa", ha anunciado Álex Mumbrú.


Y es que como ha apuntado el técnico catalán, el equipo vizcaino afronta este partido "con cuatro jugadores y medio menos". Andrew Goudelock es baja tras lesionarse en el duelo contra el Obradoiro al igual que Álex Galán, Álex Reyes reapareció el pasado domingo pero sigue "renqueante" y Tomeu Rigo "está en la fase final de su recuperación, pero todavía no ha podido entrenar". No es, desde luego, el mejor panorama para visitar a un equipo de la exigencia del Valencia Basket. "Tuvimos un tiempo con todos los jugadores disponibles, pero llevamos ya algunas semanas en estas circunstancias y no hemos podido avanzar en la parte táctica. Después de jugar en Valencia llega el parón e intentaremos aprovecharlo para juntarnos como equipo", ha avanzado.



Mumbrú ha explicado que los cambios de fichas, las llegadas de Inglis y del futuro sustituto de Goudelock, se deben exclusivamente a exigencias del guion. "Regimantas nos pidió salir, entiendo que tendrá alguna oferta o que algún equipo le estará esperando y él cree que es lo mejor para su carrera o para mejorar su estatus profesional. Ante esa situación, buscamos al mejor jugador posible para sustituirle. Por su parte, Andrew es el máximo anotador del equipo y sabiendo que su ausencia se va a alargar por su lesión estamos buscando en el mercado", ha analizado. Sobre la ausencia del escolta estadounidense y su importancia para el colectivo, ha sido muy claro: "Andrew es un baja muy importante. Su lesión llegó en mitad de un partido y eso lo asumes mejor porque además Ludde Hakanson estaba muy bien en la posición de escolta. Pero ahora se nos cae un referente ofensivo y el resto tendrá que dar un pasito al frente en ese sentido y tendremos que mejorar en lo referente al control del juego".

PERFILES DIFERENTES


También ha dejado claro que Miniotas e Inglis "son perfiles diferentes. Inglis es un jugador más grande, más defensivo, quizás con algo más de rebote. En ataque puede jugar más al poste bajo. Pero hay que tener claro que es alguien que lleva desde la pasada temporada sin jugar, seguro que no está en forma ni en ritmo de partido y eso no se consigue de un día para otro. Intentaremos que sea el menor posible pero necesitará un tiempo de adaptación al equipo, a la nueva liga y a que su cuerpo vuelva a estar preparado para competir".

Sobre el encuentro del sábado , Mumbrú ve a un Valencia Basket muy rearmado tras el aluvión de bajas sufridas en el arranque de temporada. "Ayer (triunfo en Eurocup contra el Bourg francés) jugaron ya Labeyrie y Hermannsson y tienen a toda su plantilla salvo Claver, Tobey y Dimitrijevic. Desde que van recuperando efectivos han ganado cuatro partidos seguidos, uno de ellos en Bolonia remontando veinte puntos a la Virtus y otro en la cancha del Barça, con la dificultad que conlleva. Es un gran equipo que está hecho para volver a la Euroliga y estar arriba en la ACB", ha señalado.


UN PARTIDO SERIO


La diferencia de potencial entre ambas plantillas es enorme y las circunstancias del conjunto vizcaino son las que son, pero Mumbrú espera ver ante los de Joan Peñarroya una versión competitiva de su equipo. "El parón nos vendrá bien para recuperar gente y meter en dinámica a los que lleguen nuevos, pero antes tenemos un partido difícil en Valencia en el que debemos competir bien los que estemos. Hay que intentar hacer un partido serio", ha reclamado, reconociendo que "cada partido tiene sus connotaciones. El Valencia Basket llega en un estado de ánimo óptimo, con muchos jugadores recuperados, y nosotros con bajas importantes. Tenemos que intentar jugar nuestras bazas, afrontarlo bien, sabiendo que son la cuarta mejor defensa de la liga y en ataque son un equipo comprometido. A ver si somos capaces de hacer un buen partido de cuarenta minutos y que los disponibles estén al 200%".
noticias de deia