Goran Huskic: "Aquí hay buena química y eso ayuda"

Tras superar "el periodo más duro de mi carrera", Goran Huskic asegura que pronto estará en condiciones de ayudar al 100% al Bilbao Basket

27.11.2020 | 07:43
Goran Huskic posa en el vestíbulo del hotel Puerta de Bilbao antes de su presentación.

Goran Huskic solo necesita tiempo para volver a su mejor condición física y esta semana de parón le va a venir bien para recargar baterías "y darle caña" sin la presión y la obligación que impone la competición. El pívot serbio fue presentado el jueves como jugador del Bilbao Basket dos semanas después de su llegada desde el San Pablo Burgos. Aunque su juego no destaque por el aspecto físico, la Liga Endesa impone ciertos mínimos que le han sido complicados de alcanzar en este 2020 para olvidar "que ha sido el periodo más duro de mi carrera".

En enero se operó de un tobillo y luego llegó el confinamiento. De vuelta a la actividad, aunque sin minutos en su anterior equipo, fue atacado por el coronavirus. "Los primeros 3-4 días tuve síntomas duros, con fiebre y dolores musculares, te quema mucho. Luego desaparecieron, pero tuve que seguir en cuarentena porque seguía dando positivo", explicó. En ese mal momento que vivía en Burgos, recibió el interés del Bilbao Basket y "me encantó porque desde que empecé a seguir el baloncesto de joven he visto al Bilbao Basket en la Eurocup, la Euroliga, con Mumbrú, con Salgado, con Banic... Este club tiene un gran nombre en Europa". Además, esta etapa en Miribilla le va a permitir reencontrarse con Lolo Encinas, al que tuvo como técnico en el Gipuzkoa Basket, y con Javi Salgado, que fue compañero suyo entonces.

La experiencia de sus 28 años y seis temporadas en la ACB y el conocimiento del juego han permitido a Huskic dejar algunos destellos en los dos partidos que ha estado en cancha. "Voy paso a paso, mejorando cada día, pero sé que de momento no estoy donde quiero estar en la cancha. De todas formas, con esta gente y con trabajo diario estoy convencido de que voy a llegar y voy a ayudar al equipo", añadió el jugador de Belgrado, que agradeció "la confianza y tranquilidad" que le han transmitido Álex Mumbrú y el resto de sus compañeros. "Cuando llegué el equipo no estaba en una buena racha, pero les pasa a todos y sabemos que una victoria puede cambiarlo todo. Queda mucho trabajo, pero aquí puede ayudar que en el vestuario hay buena química, no hay rencillas, y eso es muy importante. Ganar te da un extra de vida y de motivación y tenemos que aprovechar lo que hicimos en Sevilla", aseguró Goran Huskic.

Rafa Pueyo, director deportivo del Bilbao Basket, le definió como un jugador "que hace mejores a sus compañeros" y esto es algo que confirma la manera de entender el baloncesto que tiene el serbio. Esa facilidad para el pase es algo que le viene de lejos ya que "varios en mi familia han jugado al baloncesto y creo que siempre he tenido esa cualidad de entender el juego. Además, no siempre en mi carrera he jugado de pívot". Huskic recordó aquella frase de Toni Kukoc: "Cuando das una asistencia están contentas dos personas y eso me satisface mucho".

noticias de deia