El futuro de Dani García sigue en el aire

El Athletic no le ha presentado aún una oferta de renovación cuando en enero queda libre para negociar y hay clubes que le ofrecen tres años

15.11.2021 | 20:10
Dani García sonríe durante el entrenamiento del lunes en Lezama.

El Athletic retoma el viernes el pulso a la liga después de consumarse el tercer parón competitivo del curso y lo hace con la visita al Levante, vicecolista, en una semana marcada también por el carácter institucional que rodea al Athletic de cara a la cercana Asamblea Extraordinaria, que puede marcar un antes y un después para la Junta Directiva presidida por Aitor Elizegi. La nueva cita con el órgano soberano del club obsesiona en Ibaigane, donde hacen números en caso de que los compromisarios den el visto bueno a unas cuentas que rechazaron un mes atrás. Porque el resultado de la votación marcaría también el proyecto deportivo en un sentido o en otro. Es decir, el sí daría aire a Elizegi y un nuevo no estrecharía a corto plazo su margen. No en vano, la entidad tiene sobre la mesa varios casos abiertos que afectan a la primera plantilla. Uno de ellos toca a Dani García, uno de los cinco rojiblancos -Ander Capa, Óscar de Marcos, Mikel Balenziaga y Jokin Ezkieta son los otros cuatro- que finalizan contrato el próximo 30 de junio, además de Raúl García, aunque este cuenta con la opción de prolongar un año más su relación en función de cumplir unas determinadas variables.

El de Zumarraga, que el próximo 24 de mayo cumplirá 32 años de edad, conoce la intención del Athletic de entablar una nueva negociación destinada a alcanzar un acuerdo para prolongar su relación, como así se lo hizo saber días atrás el propio Rafa Alkorta, satisfecho con el rendimiento que está ofreciendo el centrocampista, que acumula ya 120 partidos oficiales como rojiblanco, 104 de ellos como titular, o sea el 87% de los totales, una estadística que retrata el rol que ejerce Dani García, tanto en la etapa de Gaizka Garitano en el banquillo como en la actual de Marcelino. El director deportivo, el entrenador y la Junta Directiva asumen la necesidad de volver a sentarse con el jugador, al que, sin embargo, aún no le han trasladado una oferta en firme después del contacto que mantuvieron la temporada pasada. Entonces, se quedó en un mero acercamiento, porque la propuesta de Ibaigane reducida a la extensión del contrato por una temporada más, que responde a la política renovaciones que se está llevando a cabo desde el club, careció de un recorrido mayor debido a que no cumplía, entre otros matices, las expectativas del guipuzcoano, que desde el próximo 1 de enero tendría vía libre para estudiar posibles ofertas de otros equipos.

Precisamente, las prestaciones de Dani García, que recaló en el Athletic en el verano de 2018 con la carta de libertad tras cerrar su etapa en el Eibar, no pasan desapercibidas para varios conjuntos de Primera División, que no solo le tienen en su agenda en caso de continuar en Bilbao, sino que también le han puesto sobre la mesa ofertas atractivas, ya que hay alguna que incluso va hasta las tres temporadas de duración y una más optativa. La prioridad del futbolista, con todo, es continuar en el Athletic, pero no a cualquier precio, cuando sabe que podría estar ante su último contrato. La entidad rojiblanca maneja sus tiempos en unos momentos complicados a siete meses de unas elecciones y con un técnico con una vigencia hasta fin de curso; por lo que piensa en una propuesta de un año más y otro segundo en función de hacer valer una serie de variables, cuando el centrocampista desearía una rúbrica por dos campañas, las mismas por las que, por ejemplo, renovó el pasado 5 de octubre Yuri Berchiche, también de la generación de 1990.

Dani García, al que le han respetado las lesiones desde que ejerce como león, es uno de los fijos de Marcelino, un rol que acentúa su relevancia. Ha participado en las doce jornadas recorridas por el Athletic y su minutaje se ha ido a los 877 minutos, el sexto en un ranking que lidera Iñigo Lekue, el único rojiblanco que ha superado hasta la fecha la barrera de los mil minutos. Consciente de sus virtudes y defectos, el de Zumarraga encarna el perfil de futbolista que prioriza la eficacia a la vistosidad, es cumplidor, todo un estajanovista y aporta músculo competitivo a la hora de interpretar la letra pequeña de los partidos.

noticias de deia