Real Sociedad 1-1 Athletic

El duelo de los horrores

Los fallos de Williams, Iñigo Martínez y Alex Remiro marcan un derbi en el que el árbitro jugó un papel decisivo, perdonando la roja a Merino y expulsando al de Ondarroa

01.11.2021 | 00:53
Instante en el que Elustondo derriba a Iñaki Williams en el segundo minuto del partido, jugada dentro del área en la que el colegiado no vio nada punible.

Parecía imposible cerrar la herida, que aún sangra desde aquella ingrata noche sevillana del mes de abril, en la final más larga de la historia, la misma que parece seguir jugándose a día de hoy, meses después de aquella pesadilla. No hay derbi, y ya van dos desde entonces, ambos casualmente en el Reale Arena, en el que uno no pueda recordar lo sucedido en La Cartuja. Es inevitable. Todos los caminos conducen a Sevilla, y lo será así hasta que Athletic y Real Sociedad reediten una final igual. No parece fácil, pues únicamente se ha dado en una ocasión en la centenaria historia de ambos clubes. Pero en cierta medida, con su empate de anoche en tierras donostiarras, el conjunto rojiblanco ha podido cerrar esa herida. Y lo hizo gracias a un gol de Iker Muniain en el descuento en una acción en la que contó con la inestimable ayuda de Alex Remiro. Quién sabe si porque le cogió con sueño el lanzamiento de falta. Hagan memoria...

Las mejores imágenes del derbi. Fotos: Pablo Viñas

El grosero fallo del exguardameta rojiblanco fue un perfecto resumen de lo vivido en el derbi de los horrores, que comenzó con un error de Iñaki Williams, continuó con varias lagunas arbitrales, la mayoría en contra de los intereses del Athletic, el lanzamiento de objetos de algunos descerebrados camuflados de aficionados, y se detuvo también en la f igura de Iñigo Martínez, autor de un penalti tonto. Este, para colmo, vio su segunda amarilla tras un leve roce en la cara de Isak, e irremediablemente volvió a pasarse por la mente de aficionados y futbolistas rojiblancos la sucedido en La Cartuja, donde el central también fue el indiscutible protagonista al cometer penalti y ser expulsado. Un déjà vu, pero esta vez en Donostia.

Sirva el comienzo del párrafo anterior como síntesis de todo lo acontecido anoche en el derbi. Un partido que pudo tener un desenlace bien distinto si Williams habría tomado la decisión de golpear el balón tras superar a Remiro en carrera en la primera acción del choque. Pero se durmió el delantero y Aritz Elustondo, seguramente al límite de cometer penalti pero en lo que pareció un total acierto, evitó males mayores para su equipo. Ahí comenzaron los horrores para el Athletic, que en ese mismo área, aunque ya en la segunda mitad, vio cómo Iñigo derribaba a Merino. Penalti y gol.

Ambiente festivo en el derbi. Fotos: Pablo Viñas y Arnaitz Rubio

De nuevo, Sevilla, La Cartuja y la dichosa final, imposible no recordarle. Porque pareció que, como entonces, la Real Sociedad mataría el partido, algo que intentó y que a punto estuvo de lograr, pero claro, el de anoche fue el derbi de los horrores y Remiro dejó su impronta. Empató el Athletic, que no mereció perder, a pesar de algunas decisiones de Marcelino García Toral difíciles de comprender. Porque resulta complicado entender por qué el premio que obtuvo Oihan Sancet tras su gran actuación del martes ante el Espanyol sea comenzar el derbi en el banquillo y no entrar al campo hasta pasada la hora de juego. O que el segundo y tercer cambio, llegaran en el minuto 79, para cuando el Athletic iba perdiendo y no se intuía una gran reacción sobre el verde.

Pero llegó el empate, otro más para un Athletic que es el líder de la liga en esa faceta. No obstante, suma seis en once encuentros. Llegar a Europa exige un plus en forma de victorias. Lo de ganar a la Real será cosa de la segunda vuelta, ya van cinco derbis seguidos sin vencer.

La cifra

26

Son los años que lleva el Athletic sin ganar un partido en casa de un equipo al que visita estando este en el liderato. No pudo vencer anoche a la Real, a la que tampoco descabalgó de la primera posición pese al empate de Muniain. Su último triunfo ante un líder de Primera a domicilio fue en el Bernabéu en 1995 (1-2).

noticias de deia