Athletic 2-1 Villarreal

El ADN del Athletic le da el triunfo

El conjunto rojiblanco encadena un segundo triunfo ante un Villareal al que dio respiro tras errar Berenguer un penalti a los 81 minutos

23.10.2021 | 23:21
Raúl García celebra el primer gol del partido.

Noche de fiesta. El Athletic encadena su segundo triunfo consecutivo tras estar tres semanas sin competir y lo hizo 601 días después en que San Mamés volvía a abrir sus puertas al cien por cien. Y, paradojas del destino, el éxito lo consumó ante el equipo al que se enfrentó en La Catedral por última vez antes de la pandemia del covid-19. Entonces venció con el solitario gol de Raúl García, que repitió goce, y en esta ocasión al navarro se unió Muniain desde los once metros, aunque el Athletic, eso sí, tuvo que soportar las habituales dosis de angustia ante un Villarreal que apretó cuando Berenguer le amnistió con su penalti fallado a los 81 minutos que podría haber supuesto el 3-1 y la sentencia. No fue así, pero el colectivo de Marcelino es fiel a sí mismo. Puede jugar al fútbol bien o no tan bien, lo que entra dentro de la subjetividad, pero es evidente que va con su idea hasta el fin del mundo. Ha tumbado a un equipo de Champions, que, además, es rival directo a estas alturas de la película. Y lo superó gracias a su ADN. Lo que la Junta Directiva de Aitor Elizegi perdió en las horas previas en la Asamblea General de Socios Compromisarios, lo recuperó en el verde.

El hecho de permanecer tres semanas sin competir genera su punto de incertidumbre. No es un plato de buen gusto ni para el entrenador ni para los jugadores, ansiosos de competir cada fin de semana y si además también puede ser en día laboral, o sea en competición continental sin ir más lejos, pues miel sobre hojuelas. Sin embargo, la cacicada de LaLiga de Javier Tebas y de los clubes poderosos ocasionaron como se sabe el aplazamiento del duelo en el Bernabéu que se tendría que haber disputado siete días atrás. Marcelino, con todo, lo tenía muy claro desde que el Athletic derrotara al Alavés el pasado día 1. Solo le quedaba mantener al grupo enchufado durante 22 largas jornadas sin jugar. El plan no lo pensaba tocar. Es decir, repitió el once que compareció de inicio en el mencionado derbi y que, salvo alguna duda táctica (Raúl García o Sancet), el personal se lo sabe de memoria porque el propio técnico dice estar encantado con lo que cree que le funciona casi a las mil maravillas. Evidentemente, el Villarreal, que el jueves goleó en Champions en Berna, es un equipo de perfil bien diferente al Alavés y que ofrece una exigencia mayor por las características de un conjunto que es el retrato de su entrenador, Unai Emery, que gusta de tener la posesión y que dispone de hombres de altísimo nivel en sus posiciones ofensivas. El Athletic, por tanto, había tomado nota de lo que tenía anoche por delante.

El primer acto ya proyectó quién es quién. Los dos equipos no se esconden en su idea, por lo que no engañan a nadie. Así las cosas, cada uno gobernó el partido cuando impuso su propuesta. El Villarreal, que perdió a Gerard por lesión a los 21 minutos, mandó cuando tuvo posesión, manejó la medular y activó a futbolistas como Danjuma, que generó mucho peligro en el costado derecho de los rojiblancos. A los dos minutos el delantero holandés avisó con un disparo que detuvo Unai Simón y sacó sus credenciales, no en vano fue protagonista en la acción del 1-1 que consumó Coquelin. Antes, el colectivo de Macelino espabiló y asomó sus armas. Fue cuando Muniain cogió galones, las bandas se impulsaron, sobre todo por medio de Lekue y Berenguer, la presión en bloque medio sacó rédito, con Vencedor fijando a Capoue y Dani García sobre Parejo, e Iñaki Williams encontró a sus compañeros. Munian y el bilbaino fabricaron la primera llegada de auténtico peligro, una jugada coral, que Williams decidió con un golpeo que se estrelló en la larguero de un Rulli observador.

Los leones se gustaron y poco después se produjo una de las combinaciones más brillantes en lo que va de curso, con Muniain y Williams de nuevo asociados para que este último sirviera a Raúl García, que ejecutó el 1-0 como un nueve clásico. El navarro se ha reencontrado con el gol y solo se puede entender como una gran noticia para el Athletic. Marcó ante el Alavés y repitió anoche ante uno de los rivales que mejor se le dan, como se recordará en la victoria del 1 de marzo de 2020, el último partido disputado con San Mamés en aforo completo hasta el sábado. Pero, claro, la faena hay que rematarla. Y el Athletic no lo hizo. Iñigo Martínez tuvo el segundo en un remate de cabeza en córner botado por Muniain que se topó con la rodilla derecha de Rulli. Los de Marcelino ganaban en intensidad a un Villarreal que, sin embargo, salió del apuro para aprovechar un desajuste defensivo de los leones y sellar las mencionadas tablas, momento en el que los amarillos recuperaron sus señas de identidad.

Los dos conjuntos se cogieron las matrículas mutuamente de cara a un segundo tiempo en el que los detalles pasaban a ser definitivos. El encuentro ya estaba abierto en canal pese a ciertas fases de pragmatismo, especialmente por esa lectura de evitar dar concesiones al rival. Emery, quizá por el desgaste de la Champions, movió el banquillo cuando detectó síntomas de cansancio en jugadores como Yeremy y Coquelin y esa frescura le valió para armar un par de contras que abortó una defensa rojiblanca más entonada. El Athletic tiró de paciencia, buscó de nuevo a Muniain y Lekue, que se afianza una titularidad que se la ha ganado por derecho propio, para merodear el área amarilla hasta que Vencedor, que cuajó un partido completo, se adelantó una décima de segundo a Alberto Moreno, que cometió penalti. Muniain, que recupera su mejor versión, batió a Rulli y, en pleno frenesí, el capitán forzó cinco minutos después otra pena fatídica que Berenguer, en esta ocasión, marró. El de Barañain, pichichi el curso pasado, peca de ansiedad. Encadena 15 partidos sin marcar y tal sequía pesa. Al Athletic le tocó sufrir, pero se aferró a tres puntos valiosísimos. Va en su ADN.

FICHA TÉCNICA

ATHLETIC: Unai Simón; Lekue, Vivian, Iñigo Martínez, Balenziaga; Berenguer (Min. 87, Nico Williams), Vencedor, Dani García (Min. 90, Vesga), Muniain (Min. 87, Zarraga); Raúl García (Min. 72, Sancet) e Iñaki Williams (Min. 72, Villalibre).

VILLARREAL: Rulli; Foyth (Min. 65, Serge Aurier), Albiol, Pau Torres, Estupiñán; Parejo, Capoue, Coquelin (Min. 63, Alberto Moreno); Yeremy (MIn. 63, Dani Raba), Gerard (Min. 21, Chukwueze) y Danjuma.

Goles: 1-0: Min. 14; Raúl García. 1-1: Min. 32; Coquelin. 2-1: Min. 77, Muniain, de penalti

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité Balear). Amonestó a Foyth (Min. 54), Alberto Moreno (Min. 76) y Estupiñán (Min. 80), por el Villarreal.

Incidencias: 38.698 espectadores, según datos oficiales, se dieron cita en San Mamés en encuentro correspondiente a la décima jornada de LaLiga Santander.

noticias de deia