¿La última vez de Messi en San Mamés?

El argentino, autor de 24 goles en 37 partidos ante el Athletic, podría despedirse este miércoles de San Mamés al asomar su futuro más fuera que dentro del Barcelona a partir del 30 de junio

05.01.2021 | 19:51
Messi, en el encuentro de ida de la Supercopa ganada por el Athletic en 2015

Un terremoto sacudió Barcelona el 25 de agosto del recién concluido 2020 cuando Leo Messi (Rosario, Argentina, 24-VI-1987) comunicó mediante un burofax su firme intención de abandonar el club blaugrana. No pudo hacerlo finalmente, porque el entonces presidente Josep María Bartomeu le remitió a su cláusula de rescisión obligándole así a acudir a los tribunales en caso de querer consumar una salida sin contraprestación económica alguna, vía que rechazó explorar el astro argentino pese a entender que una de las cláusulas incluidas en su contrato le habilitaba para decir adiós a la entidad culé de manera gratuita.

Desde el pasado viernes, sin embargo, es libre para negociar con cualquier equipo al finalizar su vínculo con el Barcelona el próximo 30 de junio y su futuro se intuye más fuera que dentro del conjunto catalán, por lo que su visita mañana por la noche a San Mamés podría ser la última de una larga secuencia que ha traído por la calle de la amargura al Athletic.

Con 24 goles en sus 37 partidos ante los leones, el de Rosario puede presumir de coleccionar 25 victorias, por nueve empates y solo tres derrotas con el Athletic como rival. El conjunto rojiblanco, de hecho, es el cuarto equipo al que más veces se ha medido el 10 del Barça, que encadena, eso sí, cuatro encuentros consecutivos sin ver portería ante los bilbainos. La última vez que Messi cantó bingo contra el Athletic fue hace casi tres años, el 18 de marzo de 2018, fecha en la que consiguió batir a Kepa Arrizabalaga para firmar el a la postre definitivo 2-0 con el que el cuadro blaugrana derrotó a los de José Ángel Ziganda en el Camp Nou.

Aquel envite, correspondiente a la vigésimo novena jornada de la liga 2017-18, es el último en el que el argentino ha figurado como goleador ante los rojiblancos, que solo han caído derrotados en uno de los últimos cuatro compromisos contra el Barça con Messi en el campo.

De cara al choque de mañana en San Mamés, que podría ser el último del rosarino como culé en Bilbao, el Athletic observa con cierto recelo, además, cómo el seis veces ganador del Balón de Oro luce su versión más terrenal. Lejos de sus mejores registros, Messi suma siete goles en quince partidos de liga y otros tres en cuatro compromisos en la Champions League para un total de diez dianas en diecinueve encuentros y 1.665 minutos.

Nada que ver con los números del Messi más temible, el cual no ha aparecido en el primer tramo de una temporada en la que la reconstrucción a la que se está viendo sometido el Barcelona ha afectado de lleno al argentino. A pesar de ello, el impacto del de Rosario en el fútbol ofensivo del equipo catalán es total. Todos los balones pasan por sus botas y el pasado domingo, en la visita al Huesca, en la que llegó a las 300 asistencias como profesional, coleccionó su partido oficial número 750 y el 500 en liga con la camiseta blaugrana.

El ahora capitán barcelonista, a quien el técnico Ronald Koeman repite por activa y por pasiva que ve contento e ilusionado dentro del vestuario pese a su incierto futuro, se encuentra así a solo cinco partidos de agrandar su leyenda y alcanzar el registro de Xavi Hernández, quien acumuló 505 encuentros ligueros con la elástica azulgrana entre las campañas 1998-99 y 2014-15. En el apartado goleador, la supremacía de Messi es total desde tiempo atrás gracias a sus 644 tantos como culé, siendo también el jugador del Barça en liga con más victorias (369), más goles (451), más titularidades (445) y más títulos (10).


CINCO GOLES EN BILBAO


Respecto a su capacidad realizadora en las visitas al Athletic, son cinco los goles marcados por Messi en la capital vizcaina, donde ha jugado en catorce ocasiones. Su primer tanto lo logró en su quinta aparición en el antiguo San Mamés, cuando dio un punto al Barça al establecer en el tiempo de descuento el 2-2 ante el equipo de Marcelo Bielsa. Ocurrió el 6 de noviembre de 2011 y una década después, con el conjunto catalán quinto en la clasificación liguera en medio de una notable crisis deportiva e institucional, la de mañana podría ser la última vez de Messi en La Catedral.

Pasatiempos Deia