Gaizka Garitano, de salvador a villano en el Athletic

Garitano, más cuestionado que nunca, ha cumplido ya dos años al frente del banquillo del Athletic. En sus 83 encuentros ha ganado 35 y perdido 27

08.12.2020 | 01:14
Gaizka Garitano da órdenes a algunos de sus futbolistas durante el entrenamiento matinal del lunes en Lezama.

Gaizka Garitano (Derio, 9-VII-1975) es la diana de la crítica. En medio de un ambiente enturbiado, no solo en lo deportivo, sino también en lo institucional, con la Asamblea General Ordinaria, que se espera movida, a la vuelta de la esquina, el entrenador del Athletic no pudo celebrar frente al Celta sus dos años al frente del banquillo rojiblanco con una victoria. Nada más lejos de la realidad, su equipo volvió a hacer aguas, a demostrar muchas de las debilidades que le han lastrado este curso y ni siquiera disparó a puerta. La cita ante el conjunto celtiña situó al equipo de nuevo en la casilla de salida tras dos actuaciones con cosas positivas –el triunfo ante el Betis y el empate frente al Getafe– y a Garitano en el ojo del huracán.

En el ambiente ya se habla de un nuevo ultimátum al técnico y sabido es que son varios los miembros de la Junta Directiva que le quieren echar. Aitor Elizegi frenó su despido el viernes por la noche, pero salvo giro inesperado de los acontecimientos, la etapa del entrenador en el banquillo de San Mamés tocará a su fin más pronto que tarde después de dos años. 24 meses en los que Garitano ha pasado de salvador a villano.

La apuesta por Eduardo Berizzo le salió rana al Athletic. El equipo venía de un mal año a las órdenes de José Ángel Ziganda, que nunca tuvo el respaldo del vestuario, y el pésimo arranque de temporada con el argentino obligó a Josu Urrutia, entonces cabeza visible de la Comisión Gestora pues ya se había iniciado la carrera electoral, a tomar cartas en el asunto y destituir a Berizzo el 4 de diciembre de 2018. Garitano, entrenador hasta la fecha del Bilbao Athletic y que contaba con experiencia en Primera División tras haber dirigido en la máxima categoría a Eibar y Deportivo, cogió el testigo y en apenas mes y medio recondujo una situación que era límite. Sacó al equipo del descenso tras enlazar siete partidos sin perder, con cuatro victorias y tres empates, y llegó al último encuentro de la temporada dependiendo de sí mismo para alcanzar posiciones europeas. Sin embargo, el equipo falló en el día clave ante un Sevilla que no se jugaba nada, y se quedó con la miel en los labios. A un suspiro de la Europa League.

Sacó, eso sí, un rendimiento excelente a la plantilla, con números que durante muchas semanas fueron de Champions, hasta el punto de que acabó el curso con doce victorias, seis empates y otras tantas derrotas, lo que se tradujo en 42 puntos de 72 posibles, obteniendo así el 58% de los puntos que se pusieron en juego.

En el verano de 2019, jugadores como Markel Susaeta, Ander Iturraspe y Mikel Rico abandonaron el club, sin que Garitano hiciera una clara apuesta por los jóvenes, a excepción de Unai Simón, a lo largo de un curso marcado por la pandemia del covid-19. El Athletic arrancó con fuerza la que fue la primera campaña completa del técnico de Derio. Pero los doce puntos en las seis primeras jornadas, con un fugaz liderato incluido, no fueron más que un espejismo. No obstante, el equipo encadenó después dos meses sin ganar en liga mientras Garitano parecía centrar todos sus esfuerzos en el torneo del K.O., donde la suerte sonrió al equipo.

Pese a un esperanzador arranque en la reanudación del campeonato tras el parón obligado por la pandemia, el Athletic no ganó ni un solo puesto en las últimas once jornadas y puso fin a su andadura liguera con una sonrojante derrota (4-0) ante el Granada en una cita sin nada en juego para los leones, que dijeron adiós a sus aspiraciones europeas tras caer en la penúltima jornada en San Mamés con el Leganés. El técnico afrontó ese último y comprimido tramo del calendario con la tranquilidad de haber renovado su contrato por una temporada más, fruto principalmente de clasificar al equipo a la final de Copa, que llevó implícita la disputa de la Supercopa. Acabó la liga con 51 puntos, sumando un 44% de los 114 posibles.

irregularidad
 

Esa irregularidad que demostró el equipo el curso pasado está siendo también la tónica de la presente campaña, en la que el Athletic no termina de carburar, con solo trece puntos en su haber sobre 33 posibles (un 39%), las declaraciones de Garitano tampoco están ayudando a suavizar las críticas. Cuando se han cumplido ya dos años del técnico al frente del banquillo rojiblanco, buena parte de la Junta y muchos aficionados apuestan por su cese. Garitano, de salvador a villano en 24 meses.

Los datos

83 partidos. Son los que ha dirigido Gaizka Garitano al Athletic en estos dos años. Con un balance de 35 victorias, 21 empates y 27 derrotas en todas las competiciones.

Temporada 2018-19. En liga sumó 42 puntos de 72 posibles (un 58% de los puntos), se quedó a las puertas de Europa y cayó en octavos de Copa frente al Sevilla.

Temporada 2019-20. Su primera completa, marcada por el covid-19. Alcanzó la final de Copa que está aún por jugarse y en liga fue undécimo con 51 puntos.

Temporada 2020-21. Sigue con el irregular caminar del curso pasado. En los once primeros partidos suma 13 puntos, un 39% de los puntos en juego.

Pasatiempos Deia