Sancet se muestra a Gaizka Garitano en el Athletic

02.11.2020 | 00:54
Oihan Sancet celebra su tanto, el que selló la remontada sobre el Sevilla.

El centrocampista navarro, relegado a un segundo plano en el tramo inicial del curso después de su positivo en covid-19 en el mes de agosto, selló la remontada frente al Sevilla con una determinante irrupción desde el banquillo

lA victoria con remontada incluida ante el Sevilla estuvo acompaña de un puñado de reivindicaciones en el plano individual. Además del trascendental paso al frente del colectivo, capaz de sobreponerse al tanto inicial del delantero marroquí Youssef En-Nesyri para dar la vuelta al marcador en los minutos finales del encuentro, hubo una serie de jugadores que alzaron la voz para poner en valor sus respectivas figuras. Fueron los casos, entre otros, del goleador Iker Muniain, suplente por segunda vez esta temporada al salir también desde el banquillo en el derbi contra el Alavés en Mendizorrotza, y de Oihan Sancet (Iruñea, 25-IV-2000), autor de la diana que dio los tres puntos a los rojiblancos. Ambos, determinantes con sendos zarpazos tras saltar al verde con el choque en marcha, dieron un impulso extra a un equipo en el que el joven centrocampista navarro aspira a hacerse un hueco.

Es consciente de que no lo tiene fácil Sancet, una de las últimas perlas que ha dado Lezama, pero relegado a un segundo plano en el tramo inicial del curso tras su positivo en covid-19 en agosto. El iruindarra, que se disponía a pelear por un puesto como titular en una singular pretemporada, vio mermada su puesta a punto al tener que esperar tres semanas para incorporarse a los entrenamientos, a los cuales hincó el diente el pasado 2 de septiembre con el inicio de liga en Granada a solo diez días vista. Apenas tuvo tiempo Sancet para ponerse a tono después de dar un importante paso al frente en la recta final del pasado ejercicio, cuando dio muestras de su crecimiento al alcanzar la titularidad en cinco de las ocho últimas jornadas ligueras.

Con una creciente importancia en los planes de Garitano, el cachorro ganó enteros en la medular actuando por detrás del punta e incluso se estrenó como goleador en la visita del Mallorca a San Mamés, cita en la que firmó con un preciso y ajustado derechazo desde la frontal del área el segundo de los tres tantos con los que los leones se impusieron al cuadro bermellón. Sonrió entonces un atinado y lanzado Sancet como lo hizo el sábado en un encuentro en el que retomó las buenas sensaciones al calor de un gol de máxima relevancia para el Athletic. Lo hizo, exhibiendo la llegada desde segunda línea que le caracteriza, para embocar un centro desde la banda izquierda de Iñaki Williams, quien conectó con el navarro en el segundo palo para que este batiera a Yassine Bono con un empalme de primeras con su pierna derecha.

Lo celebró con la rabia y la efusividad que requería la ocasión el 16 rojiblanco, en plena búsqueda de su mejor versión para multiplicar su impacto en un equipo no sobrado de talento a percepción del propio entrenador. Es precisamente eso, talento, llegada al área rival y capacidad goleadora lo que apunta a aportar al colectivo Sancet, llamado a tener un poderoso impacto en un equipo en el que, no obstante, aún no ha definido su posición en el campo. A pesar de poder acompañar a Dani García en la sala de máquinas a fin de poder ver el fútbol de cara, no es esa la demarcación en la que acostumbra a ubicarle Garitano, quien hasta la fecha ha reservado a Sancet un espacio como enganche o en posiciones escoradas a ambas bandas.

competencia
 

Desde ahí, irrumpiendo desde fuera para ganar presencia en el área por sorpresa, partió ante el Sevilla un futbolista en fase de crecimiento que ha conseguido mandar al olvido la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda que sufrió en septiembre de 2018 con el Bilbao Athletic. Promesa en ciernes entonces, Sancet aspira a convertirse en una preciada realidad próximamente, si bien para ello cuenta con una notable competencia alrededor.

En el envite contra el conjunto hispalense, sin ir más lejos, las suplencias de Muniain y Unai López no propiciaron la titularidad del navarro, a quien superaron en la rotación inicial Jon Morcillo y Oier Zarraga, el elegido para acompañar a Dani García en la medular. No fue hasta la segunda mitad cuando entró en acción Sancet, titular únicamente ante el Alavés en el arranque de una temporada en la que comenzó a mostrarse ante el Sevilla.