La lucha por la sucesión de Merkel en la cancillería se agudiza en la recta final

Los errores de los favoritos, el conservador Laschet y la verde Baerbock, dan aire al socialdemócrata Scholz

26.07.2021 | 00:44
La canciller alemana, Angela Merkel (d), caminando hacia la sede del Gobierno en Berlín.

Los errores de los dos favoritos a la sucesión de Angela Merkel en la cancillería alemana, el conservador Armin Laschet y la verde Annalena Baerbock, le han dado un nuevo aire al tercero en discordia, el socialdemócrata Olaf Scholz, de cara a unas elecciones de pronóstico reservado.

El orden de las encuestas –a dos meses para los comicios– es el mismo desde el inicio de la campaña, con un primer lugar para la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU) que respaldan a Laschet, por delante de Los Verdes de Baerbock, con el Partido Socialdemócrata (SPD) de Scholz tercero.

Sin embargo, la ventaja de Los Verdes sobre el SPD se ha reducido y, pese a seguir encabezando las encuestas, Laschet despierta dudas en la CSU. La última encuesta publicada le da a la CDU/CSU un 28%, a Los Verdes un 19%, al SPD un 16%, al Partido Liberal (FDP) un 12%, a la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) un 11% y a La Izquierda un 7%.

A Baerbock le han pasado factura errores de comunicación en su campaña a la hora de defenderse de acusaciones de plagio en un libro recientemente publicado y de maquillar algunas estaciones de su hoja de vida.

Recientemente Laschet fue blanco de críticas por una carcajada que soltó en una visita a la zona afectada por las inundaciones como primer ministro de Renania del Norte-Westfalia.

Antes, el manejo de la pandemia en su estado federado también había recibido duras críticas, pese a lo cual se impuso a Söder en la lucha por la candidatura conjunta de la CDU/CSU.

Al final seguramente a la CDU/CSU le alcanzará para ser la fuerza parlamentaria más fuerte pero la pregunta que está abierta es con qué ventaja sobre los competidores y con qué opciones de coalición.

Los conservadores suelen hablar de la amenaza de un tripartito formado por el SPD, Los Verdes y La Izquierda, alianza que ya existe en algunos estados federados, entre ellos Berlín, pero que a nivel federal es poco viable por sus diferencias en política exterior.

Otro tripartito que podría ser una amenaza para la CDU/CSU incluiría al Partido Liberal en lugar de La Izquierda. Aunque esa coalición ya existe en Renania-Palatinado, se suele ver como poco viable, por las diferencias entre verdes y liberales.

Scholz tiene la ventaja sobre Baerbock de tener experiencia de Gobierno. Fue ministro de Trabajo y alcalde-gobernador de Hamburgo, y ahora es titular de Finanzas, desde cuyo ministerio ha tenido en los últimos meses al agradecido papel de dar fin a la política de austeridad, liberando fondos para hacer frente a las repercusiones de la pandemia y de las inundaciones.

En algunos comentarios de prensa se piensa en una remontada de Scholz, que se ha convertido en un factor importante en la recta final de la campaña y el SPD puede ser determinante a la hora de buscar fórmulas de coalición. Probablemente a nadie le alcanzará con los partidos que en una época fueron sus socios naturales. Ni la CDU/CSU suma suficiente con el FDP y ni el SPD con Los Verdes.

La posibilidad de reeditar la gran coalición se ve con reservas. Todo apunta a que las elecciones pueden llevar a fórmulas inéditas, como una alianza de conservadores y verdes o una solución tripartita.

noticias de deia