Trabajos en la escombrera de Zaldibar

La lluvia sobre el terreno inestable obliga a parar la búsqueda de los sepultados

Las labores de búsqueda se realizan "con muchísimo cuidado" ante el riesgo de nuevos deslizamientos

08.02.2020 | 16:27
Miembros de los servicios de emergencia continúan la búsqueda este sábado de los dos desaparecidos

BILBAO. El riesgo de nuevos deslizamientos por la lluvia ha obligado a suspender las labores de búsqueda de los dos operarios del vertedero de Zaldibar sepultados tras su derrumbe, que Ertzaintza y bomberos realizaban con equipos de protección para el amianto y sin apenas maquinaria por la inestabilidad del terreno.

Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, esa inestabilidad se ha agravado debido a la lluvia que ha comenzado a caer en Bizkaia este mediodía por lo que los técnicos que coordinan ese rescate han decidido suspender los trabajos en la zona.

Las labores de búsqueda sobre la ladera con los residuos del vertedero se estaban realizando "con muchísimo cuidado" ante el riesgo de nuevos deslizamientos hasta que ha tenido que paralizarse. Mañana se analizará la situación y se resolverá si continúan esos trabajos o no, ha explicado Seguridad.

Esa misma inestabilidad había impedido acceder a los vehículos de bomberos a la parte superior del vertedero para extinguir un pequeño incendio que se originó ayer tarde y que desde entonces estaban vigilando.

Las tareas para tratar de hallar a los dos trabajadores del vertedero que quedaron sepultados se estaban realizado prácticamente a mano para evitar nuevos derrumbes y por lo tanto, los técnicos habían calculado que podrían prolongarse en el tiempo.

Ayer viernes y esta mañana, los geólogos han estado analizando la evolución del terreno junto a los técnicos que coordinaban los más de medio centenar de efectivos policiales y bomberos en la búsqueda de los desaparecidos, todos ellos con buzos de protección, guantes y mascarillas, por la presencia entre esos residuos de amianto, material altamente cancerígeno.

El sindicato Euspel de la Ertzaintza ha asegurado este sábado que todos los agentes que hayan participado en el operativo van a ser sometidos a controles médicos voluntarios, con el fin de garantizar la máxima atención a su salud.

En ese sentido, la organización ha advertido de que vigilará "que no se escatimen medidas para proteger a los agentes".

Mientras tanto, en la parte inferior de la ladera desplomada, excavadoras y camiones se afanan para retirar tierra de los márgenes de la autopista A-8 para lograr la limpieza total de vía y abrir lo antes posible los cuatro carriles de esa carretera.

Más medio millón de metros cúbicos de residuos industriales se precipitaron el jueves ladera abajo y sepultaron a los dos trabajadores del vertedero, además de cortar durante horas la autopista AP-8 en ambos sentidos y la carretera N-634 a la altura de Zaldibar.

El vertedero siniestrado registró unas 511.000 toneladas de residuos en 2019, de las que 4.200 eran materiales que podían contener residuos de construcción con amianto, según los datos facilitados por el Gobierno vasco. EFE