hechos del pasado miércoles

SOS Racismo culpa a la actuación policial "desproporcionada" de los altercados en San Francisco

Denuncia una "presión policial" que responde a una "estrategia política de expulsión de la población migrante"

09.02.2020 | 03:15
Una cámara de seguridad en el barrio de San Francisco en Bilbao.

Denuncia una "presión policial" por una "estrategia política de expulsión de la población migrante"

BILBAO. En un comunicado, SOS Racismo se ha referido a los incidentes generados en la tarde del pasado miércoles, cuando un hombre fue detenido por amenazas de muerte y atentado a la autoridad tras originar una trifulca con graves desórdenes.

Según informaron fuentes municipales, un individuo se encontraba en la calle San Francisco de Bilbao cuando comenzó a increpar a los viandantes. Los policías municipales que se encontraban en la zona procedieron a identificarle, así como a otras tres personas que se encontraban junto a él. Los cuatro comenzaron a increpar y protagonizar altercados durante los que agredieron a los agentes.

Los agentes pidieron refuerzos y al lugar se desplazó un fuerte dispositivo policial. Los incidentes se intensificaron con la implicación de otras personas y la Ertzaintza, también en la zona, cargó contra los congregados.

En este sentido, SOS Racismo ha indicado que la carga sucedió después de que una persona mostrara su desacuerdo a ser identificada mientras estaba en la calle, "sin razón aparente y sin estar cometiendo delito alguno".

Asimismo, ha incidido en que "lo sucedido posteriormente ha quedado registrado en un video grabado desde un edificio en la calle San Francisco y las imágenes hablan por sí solas".

"Lo sucedido es consecuencia de la actuación desproporcionada y violenta de la policía. La reacción del vecindario está relacionada con el hartazgo por las identificaciones por perfil racial y por la presión policial a que son sometidas diariamente", ha indicado, para añadir que SOS Racismo ya ha denunciado, "en reiteradas ocasiones, esta práctica habitual de la policía en el barrio".

A su juicio, estas identificaciones provocan "miedo constante y hartazgo en las personas que habitan el barrio y que son susceptibles de ser identificadas todos los días". "Esta presión policial responde a una estrategia política de expulsión de la población migrante", ha atribuido.

Tras señalar que las identificaciones por perfil racial son "ilegales y racistas", ha subrayado que se trata de una "práctica policial prohibida, profundamente injusta y racista que contribuye a legitimar la persecución policial a la población extranjera o con aspecto de serlo y refuerza estereotipos negativos". "Denunciamos la vinculación que hace la policía entre delincuencia e inmigración", ha añadido.

Por todo ello, han denunciado la "violencia policial" ejercida el 15 de mayo que, a su entender, refleja "el espíritu político que orienta las labores policiales en nuestro barrio".

"Exigimos que se investigue y se aclaren las responsabilidades implicadas de los agentes de policía que agredieron a los viandantes y que se tomen medidas al respecto", ha finalizado.