Las notarías ganan protagonismo en las bodas

Desde primeros de mayo los notarios también pueden tramitar el expediente matrimonial y ahorrar gestiones

01.05.2021 | 01:06
Las bodas ante notario dan un paso más con la posibilidad de tramitar el expediente matrimonial sin tener que acudir previamente al Registro Civil.

DESDE mediados de 2015 y gracias a la Ley de Jurisdicción Voluntaria, las bodas ante notario se sumaron a las opciones existentes para la celebración de matrimonios. Ahora, esa modalidad de boda en la notaría da un paso más que no solo permitirá concentrar trámites y evitar gestiones ante otros servicios públicos, sino que también acortará plazos en la tramitación de la documentación necesaria.

Y es que a partir de este mes las parejas que contraigan matrimonio ante notario no tendrán que dirigirse al Registro Civil para el trámite del expediente matrimonial, ya que lo podrán realizar en la propia notaría. El expediente matrimonial, una documentación previa a la boda, lo tramitaban hasta ahora únicamente los letrados de la administración de Justicia o el Registro Civil y en los últimos tiempos, debido a la saturación de trabajo en estos órganos, se demoraba durante un plazo medio de entre dos y cuatro meses. "Las actuaciones que se llevan a cabo con relación al expediente matrimonial son las mismas de siempre, solo que ahora se van a poder hacer también en la notaría", explica Igone Aretxaga, notaria de Balmaseda. Hasta la entrada en vigor de esta posibilidad –ayer mismo– la tramitación del expediente matrimonial necesario para que una pareja se pudiera casar podía retrasar un enlace varios meses, mientras que una de las primeras consecuencias de su tramitación en las notarías serán la agilidad y el acortamiento de plazos.

El expediente matrimonial es el procedimiento previo mediante el que los futuros contrayentes acreditan que reúnen los requisitos de capacidad necesarios para contraer matrimonio y que no existen impedimentos para ello.

Aretxaga recuerda que la posibilidad de tramitar el expediente matrimonial en la notaría estaba contemplada en la ley desde hace varios años, "pero su entrada en vigor se ha ido posponiendo con sucesivas prórrogas". Sobre lo que puede suponer para los ciudadanos opina que "implica tener más opciones". "Las personas que se van a casar pueden elegir entre tramitarlo por el juzgado, el Registro Civil o ir a la notaría, eso va a permitir descargar de trabajo a los juzgados y registros, que hasta ahora lo venían haciendo. También puede tener ventajas para el ciudadano porque creo que los trámites que se realizan en la notaría se hacen de forma ágil y con serenidad", añade. Respecto a la reducción del plazo para el trámite del expediente, la notaria de Balmaseda señala que hasta que no empiecen a realizarlos no sabrán exactamente cuánto tiempo les lleva, pero comenta que la situación de pandemia y la acumulación de trabajo en los registros ha alargado "muchísimo" el trámite en esas instancias.

Sobre la documentación exigida o las comprobaciones que tendrán que realizar para cumplimentar el expediente, Aretxaga señala que "en todos en los documentos que autorizamos los notarios tenemos que comprobar la capacidad de los otorgantes, en este caso se trata de verificar la capacidad, comprobar la identidad, que es algo que se hace siempre, y asegurar que no existen impedimentos para que esas personas puedan contraer matrimonio. Para ello podemos contar con la asistencia de testigos, de personas allegadas y la entrega de documentación, como certificados de empadronamiento, para comprobar esos aspectos. Es lo mismo que se viene haciendo en el expediente actual".

Ahora falta comprobar si la posibilidad de concentrar trámites impulsa la celebración de bodas ante notario, una opción que elegían cada vez más parejas desde 2015, pero cuyo crecimiento truncó la pandemia y la suspensión o aplazamiento de muchos matrimonios. Según las estadísticas, en 2020 se formalizaron ante notario más divorcios que bodas, algo que no ocurría desde 2016. El número de divorcios prácticamente se mantuvo, mientras que el de matrimonios se derrumbó, pasando de los 10.782 formalizados en 2019 en las notarías de todo el Estado español, a los 6.342 del año pasado. Así, los matrimonios ante notario descendieron un 42%, mientras que los divorcios notariales cayeron un 2%.

Aretxaga confirma esta tendencia y asegura que "con el tema del divorcio a través de la notaría la gente se anima más porque es un trámite muy rápido". Explica que son divorcios de mutuo acuerdo, en los que "está todo acordado, vienen a la notaría a firmar y listo. Yo les digo que entran casados y salen de la notaría divorciados".

Acceso telemático 

Preguntada por la progresiva asunción de funciones y centralización de gestiones por parte de los notarios –como el pago de la plusvalía en el caso de Bilbao o la creación de empresas en 24 horas–, Aretxaga afirma que "en las notarías siempre ha habido una vocación de facilitar las cosas a la ciudadanía y de preparar minuciosamente los trámites, aunque también se requiere que el interesado aporte documentación". Añade la notaria que "tenemos cada vez más medios para las presentaciones, las liquidaciones telemáticas, etc., aunque nos encontramos con que algunas veces la norma prevé la realización de trámites telemáticos, pero luego no se habilitan los medios técnicos para que podamos realizarlos. Ocurre, por ejemplo, con el tema del Registro Civil o con el acceso directo a los libros del Registro de la Propiedad. De hecho yo esas posibilidades no las tengo aunque están previstas en la ley".

Sobre las gestiones informativas o de comprobación que están previstas en las leyes, pero aún no tienen aplicación práctica efectiva, la notaria de Balmaseda señala que "hay un tema que es un ejemplo muy evidente. Es el relativo al acceso telemático directo al contenido de los libros del Registro de la Propiedad. Esta cuestión viene regulada en la ley desde 2001. En la ley 24/2001 viene expresamente contemplada la posibilidad de que los notarios puedan acceder directamente y de forma telemática al contenido de los libros del Registro de la Propiedad. Se volvió a hacer hincapié en ello en 2005, pero todavía no se han articulado los medios para que lo podamos hacer. Y esto es importante porque el hecho de que el notario pueda acceder directamente, sin intermediación, de forma telemática, al contenido de los libros tiene unas mayores garantías de seguridad jurídica para el ciudadano. Eso nos permitiría ver el contenido de los libros del Registro con relación a una finca concreta que se vaya a transmitir en el momento inmediato a la firma del documento. También nos daría agilidad".

Aretxaga explica que "este tema es de especial relevancia porque repercute en la seguridad jurídica, porque afecta directamente a la seguridad del ciudadano a la hora de comprar una finca o de hipotecarla". La notaria de Balmaseda reclama que se pongan los medios para hacer efectivo ese acceso directo, que les permitiría "ver en tiempo real, y justo en el momento de la firma, la situación de una finca objeto de transacción".

El expediente matrimonial es el procedimiento por el que los futuros contrayentes acreditan sus requisitos de capacidad necesarios

"Con el divorcio la gente se anima más porque en la notaría es un trámite muy rápido"

Igone Aretxaga

Notaria de Balmaseda

"Esta posibilidad estaba contemplada en la ley desde hace varios años, pero se posponía"

 


noticias de deia