Euskadi queda cerrada para contener al coronavirus

El Gobierno vasco endurece las restricciones y limita la movilidad entre localidades a causas de fuerza mayor toque de queda entre las once y las seis

27.10.2020 | 01:07
El Gobierno vasco ha restringido la libertad de movimientos al municipio. En la imagen, Muskiz, uno de los pueblos de Bizkaia en zona roja de coronavirus

Ocho meses más tarde del tsunami de marzo y con un virus desbocado, Euskadi se confina de nuevo. El Gobierno vasco decidió el lunes el cierre perimetral de toda la comunidad durante quince días y limitó al máximo la movilidad entre municipios, de manera que los ciudadanos solo podrán salir de sus localidades por causas justificadas como ir a trabajar, estudiar, tener cita en el médico o atender a familiares dependientes o menores. Lakua aprobó un nuevo paquete de medidas para el conjunto de Euskadi que endurece las restricciones y contempla el cierre perimetral de todo el territorio. La mesa de crisis de la emergencia sanitaria (conocida por sus siglas en euskera, LABI) acordó restringir la movilidad de los ciudadanos vascos a su término municipal, por lo que quedan prohibidos los desplazamientos entre localidades. En el caso de los municipios colindantes se permitirá la movilidad "de tránsito habitual para la realización de actividades socioeconómicas", pero no para el ocio.

Convencido de que hay que "utilizar todas las herramientas para revertir la situación epidemiológica", el Ejecutivo de Gasteiz se ha decidido a dar un paso más. "La intención es que tratemos de limitar todo lo que se pueda la movilidad entre municipios, salvando las necesidades básicas de los ciudadanos", explicó ayer la consejera de Salud, Gotzone Sagardui. La responsable sanitaria precisó que se adopta esta medida "porque la situación epidemiológica es muy preocupante en todo el territorio". Y es que el anuncio de estas restricciones, que serán comunes para toda la comunidad sin distinción de zonas, se produce en el escenario 5 del plan Bizi Berri II, la guía de esta segunda ola de la pandemia en Euskadi. Este nivel significa que la transmisión del coronavirus es muy alta, con 527 casos por cada 100.000 habitantes.

Reunión del consejo asesor del LABI presidido por Iñigo Urkullu. Foto: Irekia

Por ello queda establecido el toque de queda entre las once de la noche y las seis de la mañana ya que Lakua ha decidido también restringir la libertad de circulación de personas en horario nocturno. Solo se podrán usar las vías públicas en ese horario para actividades permitidas como las laborales, educativas o sanitarias. Se dará una hora adicional de margen para el transporte público, de manera que el último servicio circule a las 24.00 horas y facilite así el regreso a casa de los trabajadores de la hostelería que deben hacer labores de mantenimiento tras el cierre de sus establecimientos.

cobertura jurídica
 

Sagardui explicó que se trata de medidas específicas de prevención en el ámbito de la declaración del estado de alarma para limitar la propagación del virus ya que este escenario proporciona más margen de maniobra. Cabe recordar que el pasado día 17, cuando la pandemia ya presentaba alarmantes signos de ascenso, la consejera presentó una serie de medidas entre las que sobresalía limitar las reuniones a un máximo de seis personas. Sin embargo, esta norma no llegó a entrar en vigor ya que fue tumbada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), y se quedó en una mera recomendación. Ahora, sin embargo, el Ejecutivo vasco convierte en obligación lo que pretendió hace casi dos semanas y acota los grupos en espacios públicos y privados a seis individuos. Esta medida no afecta a las personas que pertenecen a una misma unidad de convivencia.

El decreto –que ha entrado en vigor a las seis de la mañana– deroga, por tanto, las órdenes del Departamento de Salud que afectaban a los municipios "en situación más comprometida", es decir, en zona roja. Es por ello que todos los locales de hostelería podrán tener clientes en su interior hasta las once de la noche.

Cabe señalar que Euskadi aplica así uno de los confinamientos más radicales del Estado. Aislamiento que todavía no ha puesto en marcha Nafarroa a pesar de que el fin de semana volvió a registrar un récord en las cifras de positivos. La Comunidad Foral ha decidido mantener entre las 23.00 y las 6.00 horas el toque de queda. Y la principal novedad es la limitación de las reuniones privadas a la unidad de convivencia, medida que estará vigente, en principio, hasta el 4 de noviembre.

nuevas restricciones


Aislamiento

cierre perimetral. El decreto del Gobierno vasco limita la entrada y salida de personas en la Comunidad Autónoma de Euskadi, así como los accesos y salidas de los municipios en los que los ciudadanos tengan fijada su residencia. Las excepciones contempladas son motivos sanitarios, laborales, académicos o causas de fuerza mayor. Dicho decreto, que será firmado por el lehendakari, ha entrado en vigor a las 6.00 horas.

toque de queda. Las nuevas medidas contemplan restricciones ya recogidas por el Gobierno central en el estado de alarma decretado, como la limitación de la movilidad en horario nocturno (de 23.00 a 6.00 horas).

Los ciudadanos únicamente podrán circular por las vías o espacios de uso público para actividades sanitarias, laborales, profesionales, educativas, y el cuidado de personas mayores o menores, entre otras.

grupos. La permanencia de grupos en espacios públicos y privados quedará limitada a un máximo de seis personas, una medida que hasta la declaración del nuevo estado de alarma, en Euskadi tenía el carácter de mera recomendación. Esta norma no afecta a personas que pertenecen a una misma unidad de convivencial.

dos horas más para cerrar. El decreto (que es de aplicación en el conjunto de la CAV) permitirá un horario más amplio a los bares de los pueblos en 'zona roja' al que tienen asignado actualmente (las nueve de la noche) ya que se ampliará hasta las once, la hora sin clientes en su interior.

transporte público. Se contempla una excepción con el transporte público que tendrá fijada la hora máxima de salida a las 00.00 horas, con el fin de permitir a los trabajadores de establecimientos comerciales u hosteleros que puedan volver a sus casas. De esta forma, desde las doce de la noche a las seis de la mañana no habrá servicio de transporte público.