Varios bares de Iruñea cerrarán en Sanfermines por responsabilidad

Pese a tener cubiertas las reservas, no abrirán por temor a no poder controlar el aforo y la distancia de seguridad

25.06.2020 | 11:46
Ambiente sanferminero en las pasadas fiestas

 Propietarios de varios bares del centro de Iruñea han decidido por responsabilidad no abrir sus establecimientos durante las fechas de los Sanfermines -que han sido suspendidos por la pandemia de coronavirus-, sobre todo el 6 de julio, día del chupinazo, y el 7, festividad de San Fermín.

Desde el bar Los Burgos, ubicado en el corazón del Casco Viejo de Iruñea, su propietario, John, ha señalado a Efe que ha decidido cerrar esos dos días, a pesar de que tenía todo el aforo cubierto con reservas para el almuerzo del 6 de julio.

De las más de cien reservas que tenía para ese día, ha indicado, "no voy a decidir quién entra y quién no. Si no voy a dar a todos, no doy a ninguno".

Por este motivo, el pasado 6 de julio envió un mensaje telefónico a todas las personas que habían hecho reservas comunicándoles que el bar iba a permanecer cerrado. "Todo el mundo respondió de forma muy razonable y dijeron que iban a reservar para el año que viene", ha apuntado.

"Me interesa mucho abrir" en las fechas de los Sanfermines, ha reconocido, pero "no quiero ser parte de un problema", ya que, "tras el almuerzo, la gente no se suele ir a casa" y "es prácticamente imposible controlar el aforo en esas condiciones".

Tras resaltar que prefiere "no entrar en esa dinámica", John ha destacado que "cada uno puede hacer lo que quiera, pero siempre respetando a los demás".

El propietario del bar Los Burgos ha afirmado que necesita abrir "para ganar dinero", pero ha insistido en que no desea "poner a la gente en riesgo". De esta forma, ha dicho, "yo por lo menos me siento mejor", porque "la salud es lo primero".

John ha subrayado que, económicamente, en la hostelería "estamos muy en el hoyo", pero, si Iruñea o Nafarroa retroceden de fase por un rebrote, "no vamos a hacer otra cosa que empeorar la situación".

Por su parte, Mikel Salinas, propietario del bar La Kantxa, también en el Casco Viejo, ha explicado que no abrirá el 6 y el 7 de julio "por lo que ha pasado y está pasando" con el COVID.

Salinas se ha preguntado "cómo vamos a controlar, tras los almuerzos, que se mantiene la distancia de seguridad de metro y medio entre personas con dos copas encima" y ha aseverado que necesita el dinero pero no quiere "participar en esto".