Las bicicletas y las piscinas de jardín, lo más vendido en mayo

La demanda de ambos productos han crecido un 228% tras la cuarentena. Algunas tiendas se han quedado sin stock, ya hay lista de espera y los fabricantes no dan abasto

30.05.2020 | 07:49
Julen Zubero, responsable de la tienda Ciclos Zubero de Bilbao.

Bilbao - Las piscinas hinchables y las bicicletas de carretera se han convertido en los productos más vendidos este mes de mayo. Tanto es así que los propios fabricantes no dan abasto y la demanda constante ha dejado sin stock a las distribuidores de ambos productos. A día de hoy hay tiendas como ciclos Zubero en Bilbao que disponen de muy pocos modelos de bicis de gama baja y media para vender: "Para nosotros está siendo muy bueno, la gente no para de venir de pedirnos bicicletas, incluso tenemos peticiones de otras provincias. Tanto se está vendiendo que nos hemos quedado con muy pocas unidades. Tras el confinamiento las primeras semanas han sido de locura", afirma Julen Zubero, responsable de la tienda ubicada en la calle Diputación en Bilbao.

Aunque no son los únicos productos estrella -también las barbacoas empiezan a escalar puestos-, las piscinas de jardín y las bicicletas sí son los que se han colocado como los más buscados por los clientes tras en confinamiento por el covid-19.

Lo cierto es que con las piscinas hinchables y con las bicicletas está pasando igual que como ocurrió al comienzo de la cuarentena con el papel higiénico, levadura y la harina para hacer postres. Son modas que elevan las ventas de algunos productos. "Nos gusta nuestro trabajo y ver que se mueve el mercado es muy positivo, pero el problema es que nos estamos quedando sin stock", cuenta Zubero.

Hace calor y con el buen tiempo poco a poco en esta desescalada cada uno intenta buscar sus alternativas para disfrutar del aire libre y a su vez también de crear opciones para refrescarse. Ante el desconocimiento de cómo se desarrollará el verano y por las restricciones y normas que se han implantado para ir a las playas y a espacios públicos son muchos los vascos que ya han buscado un hueco para colocar una piscina hinchable en casa o incluso en un terrenos utilizados como huertos. La demanda de las piscinas ha crecido desde principio de mayo un 228%, y ha disminuido su precio un 25%. Además, para los padres saben que las piscinas son una opción ideal para los más pequeños de la casa y, por ello, la demanda de las piscinas infantiles se ha disparado un 546% y ha bajado un 15% su valor.

Una familia disfruta de una piscina hinchable instalada en un jardín.

En la tienda de Leroy Merlín en Artea no dan abasto y ya tienen lista de peticiones de clientes que quieren comprar una piscina hinchable para este verano. Piscina que entra en el almacén, piscina que se vende: "A pesar que habíamos planificado una campaña de piscinas para batir récords las previsiones se han quedado cortas. A duras penas conseguimos mantener nuestra oferta de producto. En el mes de mayo estamos progresando un 500% en la venta de este tipo de piscinas. Mercancía que recibimos en el día, al día siguiente ya ha sido vendida", aclara el director de la tienda Leroy Merlín Artea, Iñaki Pérez Cortiñas. Son muchos los clientes interesados en piscinas que desde su apertura se pasan por El Corte Inglés para preguntar por este producto. "Todos los días viene alguien preguntando por piscinas de jardín. Este producto lo vendemos a través de la web y la variedad es muy amplia", afirma Carmelo Lezana, jefe de Relaciones Externas de El Corte Inglés en el País Vasco.

Más que un deporte Tras el confinamiento hay quien ha recuperado la afición por la bicicleta y aprovecha la libertad de salir a la calle practicando deporte sobre dos ruedas: "Por primera vez en la historia de la tienda en Bilbao hemos tenido que atender por cita. Las primeras semanas teníamos colas en la puerta. El día no tenía horas para afrontar tal demanda. La gente viene a reparar bicicletas de hace muchos años que estaban guardadas en garajes", dice Zubero.

Lo cierto es que las bicicleta a nivel europeo se han convertido no solo en una forma de realizar deporte de manera individual, sino además en un medio de transporte sostenible para moverse por las ciudades. El gerente de la empresa vizcaina de fabricación de bicicletas Orbea, Jon Fernández, asegura que, aunque tras este confinamiento se ha notado un aumento en la demanda de bicicletas, el interés por este vehículo ya venía experimentado un crecimiento desde antes de la aparición de la pandemia. "Esta siendo un mes muy bueno. En comparación con el mes de mayo de 2019, casi hemos doblado la facturación". En opinión de Fernández son varios los factores que se han unido para que la venta de este producto continúe creciendo. Por un lado se trata de que es un buen vehículo de movilidad individual para evitar el uso del transporte público y, por el otro, en lo que respecta al aspecto de ocio la gente evita los deportes colectivos. "Las administraciones a nivel europeo -esperemos que a nivel estatal también se animen-, destinan recursos económicos para la adquisición de bicicletas eléctricas urbanas", concluye el gerente de Orbea.

¿PISCINA EN TERRAZA?


Riesgo de desplome. La pandemia del covid-19 ha provocado un boom en la venta de piscinas y hay muchas personas que han optado por instalarlas en terrazas y azoteas. Sin embargo los especialistas advierten: solo 20 centímetros de agua supondrá una sobrecarga de 200 kilos por metro cuadrado. Además, si a eso se le suma el de la propia piscina, más el de los usuarios y el balanceo del agua al meterse dentro puede provocar una sobrecarga concentrada que genere grietas y el desplome de estructuras. Por eso, se debe instalar en el centro de un jardín o en terreno a bastante metros de una pared.