en Sevilla, Madrid, Iruñea y Alicante

FACUA denuncia a varios festivales por no permitir el acceso con comida y bebida

La Ley General para la Defensa de los Consumidores lo considera "cláusula abusiva"

09.02.2020 | 04:00
Varias personas durante un concierto en un festival de música

La Ley General para la Defensa de los Consumidores lo considera "cláusula abusiva"

MADRID. Las denuncias han sido presentadas contra las promotoras de dichos  festivales ante las administraciones de consumo de las provincias  donde se celebran los eventos. Se trata de las empresas Interestelar  Music SL y The Music Republic (Interestelar Sevilla), Tomavistas  Música SL (Tomavistas), Irufest Producciones SL (Iruña Rock) y  Producciones Baltimore SL (Spring Festival). Esta última empresa ya  había sido denunciada anteriormente por este mismo motivo en el Low  Festival.

Según argumenta FACUA, "dado que la actividad principal de estos  eventos es la celebración de conciertos y no la hostelería, se puede  considerar abusivo prohibir el acceso al recinto con comida y bebida  procedente del exterior, ya que según puede verse en sus páginas web  existen establecimientos para adquirir alimentos dentro sus  instalaciones".

Por ello, recuerda que el texto refundido de la Ley General para  la Defensa de los Consumidores y Usuarios considera que "no permitir  la entrada con comida y bebida de fuera puede ser una cláusula  abusiva" según el artículo 82.1, que establece como tales todas  aquellas prácticas que causen "un desequilibrio importante de los  derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato".

Asimismo, la Comisión de Cooperación de Consumo estableció en su  consulta número 5 del año 2000 que "las cláusulas en las que se  impone al consumidor limitaciones en orden a la adquisición de los  productos sin fundarse en circunstancias objetivas, deben ser  consideradas abusivas".

Además, FACUA también señala que una sentencia del Tribunal  Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, sobre la prohibición de  entrar a los cines con comida y bebida, recoge que "resulta  irrazonable entender la limitación de la capacidad de elección del  consumidor" y que "si se limita la posibilidad acceder a la sala en  función de la procedencia de los productos y sólo se pueden consumir  los adquiridos en su interior, resulta que de manera indirecta se  está imponiendo que utilice servicios que en principio no ha  solicitado pero que se ve forzado a pedir a la propia empresa".

La asociación también recuerda que la Agencia Española de Consumo,  Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) publicó en 2016 un  informe, también relacionado con la prohibición en cines, en el que  concluía que existía una "cláusula abusiva" ya que el consumidor "se  ve privado de la prestación principal, de forma injustificada,  habiendo abonado la entrada".