en marcha una batería de medidas

Osakidetza refuerza la Atención Primaria para afrontar el envejecimiento

La estrategia presentada ayer incluye siete líneas y 35 acciones concretas para “dar un mejor servicio a la sociedad”

08.02.2020 | 18:45
El consejero de Salud, Jon Darpón, entre el viceconsejero Iñaki Berraondo y la directora Nekane Murga, presentó la estrategia para la Atención Primaria.

La estrategia presentada ayer incluye siete líneas y 35 acciones concretas para “dar un mejor servicio”

Gasteiz - Conscientes del "papel fundamental" de la Atención Primaria en "el sistema sanitario vasco", Osakidetza pone en marcha una batería de medidas para "dar un mejor servicio a la sociedad vasca", reducir el cupo de pacientes por médico y mejorar la organización de los centros de salud. Una de estas medidas consiste en ampliar en más de ochenta plazas de Medicina de Familia y Enfermería el personal de los centros de Atención Primaria con mayor carga asistencial.

El consejero de Salud, Jon Darpón, junto al viceconsejero de Salud, Iñaki Berraondo, y la directora de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitaria, Nekane Murga, presentó ayer públicamente el plan diseñado para reforzar la Atención Primaria en Euskadi, en la que trabajan 4.505 profesionales en 135 unidades y 300 consultorios. El plan desgranado ayer contempla siete líneas estratégicas y 35 acciones concretas ligadas a la mejora de la organización de los centros de salud, el incremento de sus medios personales y materiales, la disminución de las tareas burocráticas de los equipos médicos y el aumento de la capacidad resolutiva de los profesionales.

Jon Darpón explicó que en los últimos treinta años la Atención Primaria "ha jugado un papel fundamental" para la prestación de una asistencia sanitaria de calidad a todas las personas que viven en Euskadi. "Sin embargo, el aumento progresivo de la esperanza de vida -en la que Euskadi, junto a Japón, está a la cabeza a nivel mundial- deriva en una población cada vez más envejecida lo que provoca, a su vez, un aumento de las enfermedades crónicas". Además, el hecho de tener una sociedad cada vez más medicalizada y la próxima jubilación de una gran parte de la plantilla de médicos de familia, supone, según reconoció el consejero, un crecimiento de la demanda y un reto para la Atención Primaria. Darpón señaló que esta situación no es exclusiva de Euskadi, sino que es global y exige que "el modelo de Atención Primaria deba renovarse".

El consejero detalló que el documento que recoge la estrategia de refuerzo de la Atención Primaria es fruto de "meses de trabajo, reflexión y contraste" con colegios profesionales, centros de salud, sindicatos, grupos políticos y miembros del Consejo Asesor, que lo aprobó el pasado día 8.

Pacientes Con el fin de adecuar la estructura sanitaria a la demanda y situación actuales, se ampliará el personal en más de ochenta plazas de médicos de familia y enfermería. El objetivo es que no se superen los 1.400 pacientes por médico, unos cincuenta menos que en la actualidad. También se pretende que en cada una de las unidades de Atención Primaria no se concentre más de un 15% de pacientes mayores de 75 años y reforzar algunos cupos de enfermería ligados a pediatría. Estas medidas supondrán una inversión de más de 4,6 millones de euros en personal en los dos próximos años.

Paralelamente, Osakidetza quiere reducir el trabajo burocrático del personal médico y de enfermería para que pueda dedicar el mayor tiempo posible a atender a los pacientes y para ello se derivarán al personal administrativo tareas como la gestión de ambulancias o la emisión de certificados médicos y justificantes, entre otras.

Otro de los objetivos es racionalizar el número de pacientes visitados por día y reducir las demoras en el servicio. Según datos del año pasado, cada médico atiende diariamente una media de 28 o 29 pacientes adultos y entre 20 y 21 niños en pediatría, con un tiempo de atención de entre nueve y diez minutos, un dato que el viceconsejero de Salud, Iñaki Berraondo, calificó de adecuado. También se pretende homogeneizar la cartera de pruebas diagnósticas para evitar que los pacientes tengan que desplazarse hasta los hospitales para solicitar pruebas, así como para que los médicos de familia sean "más resolutivos".

Osakidetza quiere potenciar el papel de la enfermería con la puesta en marcha de consultas específicas en los centros de salud y en la atención a domicilio con el fin de orientar a los pacientes en procesos leves, lo que ayudará a reducir demoras en el servicio.

Otra línea de actuación pasa por continuar aumentando la inversión para la modernización de centros y la actualización de los sistemas tecnológicos. Los responsables de Salud detallaron que en los últimos años se han abierto más de dos centros de salud y tres consultorios por año y que está previsto invertir 9,7 millones de euros en los próximos cuatro años, para renovar el sistema informático y todos los equipos informáticos de la Atención Primaria.

En materia de personal, la estrategia prevé impulsar en colaboración con la UPV/EHU la introducción de la medicina de familia como una materia más en el programa de estudios y afrontar el reto del relevo generacional, para lo que se ha incrementado el número de estudiantes de Medicina hasta alcanzar 325 alumnos este curso.

Medidas