Podemos aspira a acabar con la "hegemonía casposa" del PNV

Garrido vaticina que tras el acuerdo con el PSE en Irun llegarán otros pactos de fuerzas progresistas

30.11.2020 | 01:14
Garrido, de Podemos Ahal Dugu, en primer plano. Detrás, Isabel Salud, de Ezker Anitza-IU.

El golpe de efecto del acuerdo de Irun (Gipuzkoa), donde la marca municipal de Elkarrekin Podemos-IU se ha sumado al gobierno del alcalde José Antonio Santano (PSE) con tres representantes, animó ayer a los responsables de la coalición a seguir profundizando en la "unidad de la izquierda". El caso de la localidad fronteriza "puede abrir sin ninguna duda el camino del cambio" en otras instituciones vascas, resumió Isabel Salud, coordinadora general de Ezker Anitza-IU, integrante de la coalición. Llamó por ello a acabar "con la hegemonía casposa y de tanto años del PNV al servicio de las élites económicas".

Fórmula inédita en la CAV, donde imperan mayoritariamente los pactos de gobierno entre PNV y PSE a nivel municipal, foral y autonómico, lo cierto es que el caso de Irun sirvió a Podemos para que su coordinadora general, Isabel Garrido, llamara a mantener el camino abierto. "El primer paso siempre es el más difícil", reconoció. Y es que "abrir caminos siempre es costoso", evidenció la dirigente morada, quien expuso que lo acontecido en la segunda población de Gipuzkoa puede erigirse en "un ejemplo de que, incluso allí donde el PNV tiene fuerza para gobernar, es posible plantear alternativas de gobiernos progresistas y de izquierdas que no pasan por este partido". "Estamos seguros que llegarán otros", dijo en la comparecencia realizada en Donostia.

Ese movimiento se ha dado gracias a que el "trabajo de tender puentes de Elkarrekin Podemos para defender los intereses y los derechos de las mayorías sociales está dando sus frutos", aseguró. Una labor en el ámbito municipal en la que en algunos casos, como Durango, ha contado con el beneplácito de EH Bildu para compartir tareas de gobierno entre las dos formaciones de izquierdas. A la coalición soberanista pareció dirigirse Garrido cuando avaló la "responsabilidad" de la formación morada en aras a "empujar gobiernos progresistas allí donde estemos", para así "transformar un modelo socioeconómico que en el caso de Euskadi perpetúa las desigualdades, y hacer política de otra manera desde la honestidad y el acuerdo".

"Esperamos que las fuerzas progresistas de Euskadi en todos los niveles institucionales aplaudan este acuerdo", profundizó, ya que "ahora más que nunca es el momento de tejer alianzas y compartir tareas de gobierno". "Con este acuerdo vamos a demostrar en Elkarrekin Podemos que la política municipal, la más cercana a la ciudadanía, puede y debe estar al servicio de los intereses de las mayorías sociales", aseveró. "La ciudadanía necesita soluciones y certezas, nos necesita colaborando", concluyó Garrido.

El de Irun es un hito en un camino por el que Podemos de la CAV quiere transitar de cara al futuro más inmediato. De hecho, ya lanzó una propuesta en la campaña de las autonómicas vascas para formar un tripartito de izquierdas junto a EH Bildu y PSE, para así desplazar a Iñigo Urkullu. Hizo de esa propuesta su leit motiv. Las plegarias de su candidata, Miren Gorrotxategi, quedaron en saco roto. Y bien pronto. Ni Arnaldo Otegi ni Idoia Mendia quisieron entrar en la ecuación. En Irun ha sido completamente diferente, y ese éxito ha hecho que Podemos de la CAV aspire a llevarlo a otras instituciones vascas.

"(Irun) Es un ejemplo de que es posible plantear alternativas de gobiernos de izquierdas"

Pilar GArrido

Coordinadora de Podemos Ahal Dugu


noticias de deia