Prórroga del estado de alarma

El PNV pide a Sánchez una gestión sin "trágalas" ni "destrozar" competencias

Apoya el estado de alarma y exige revertir el golpe de mano sobre las políticas activas de las comunidades autónomas

09.04.2020 | 12:40
El portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante su interveción en el pleno celebrado este jueves en el Congreso para aprobar una nueva prórroga del estado de alarma

El PNV ha tenido sus más y sus menos con Pedro Sánchez por la gestión unilateral desde Madrid del estado de alarma por el coronavirus, pero está de acuerdo en que la prioridad es derrotar a la enfermedad y, para ello, es necesario reducir el número de desplazamientos de las personas en las calles, algo que solo es posible si se mantiene el estado de alarma. Por ello, los jeltzales votaron ayer a favor de prorrogarlo por otros quince días hasta el 26 de abril. A partir de ahí, el portavoz jeltzale en el Congreso, Aitor Esteban, dejó ver que no habrá cheque en blanco del PNV. Pide que se respeten las competencias autonómicas, que haya "colaboración" y no "trágalas" para aprobar los próximos decretos o la salida progresiva del confinamiento, que se siga el "ejemplo de Alemania con los länder", y que la gestión sea más planificada sin globos sonda ni confusiones. Sobre el debate de la renta mínima, no se mostró contrario, pero aclaró que ya existe una renta de garantía de ingresos vasca, y que hay que tener "cuidado con querer intervenir lo que ya está funcionando". "Respetemos las competencias y no destrocemos lo ya hecho", avisó.

En la réplica, Sánchez le agradeció la colaboración del Gobierno vasco y prometió tener en cuenta las especificidades de los territorios. El PNV ha comprobado que Sánchez quiere reconducir los desencuentros. No obstante, ayer se votaban también tres decretos donde aparecían medidas que no agradan al PNV, como la absorción de los fondos de las políticas activas de empleo de las comunidades autónomas, o el cierre total de la industria, que en cualquier caso se rectificó después para mantener abiertas más fábricas a petición del Gobierno vasco y, de todos modos, termina su vigencia tras la Semana Santa. De ahí la abstención del PNV al decreto de la actividad económica, y también en el de las políticas activas de empleo, aunque pidió que se tramite como proyecto de ley para introducir cambios. En ese decreto hay medidas que sí le parecen "muy positivas" a Esteban, como las ayudas a los autónomos o la moratoria para las hipotecas, pero todo va en el mismo paquete en un decreto ómnibus. Esteban fue muy duro con el asunto de las políticas activas porque vulnera competencias y esos fondos serán necesarios para recuperar el empleo que se pierda. El PNV sí votó a favor del decreto para garantizar los empleos. Sobre Europa, pidió seguir apretando para que haya solidaridad, pero planteó a Sánchez que "genere confianza" a la Unión Europea sobre su gestión.

El PNV ha conseguido que Sánchez se avenga a sus posiciones para mantener al máximo la actividad económica, pensando en el día después de este virus y la necesidad de mantener el empleo. Otros portavoces, sobre todo desde EH Bildu, ERC, BNG o Más País, le exigieron a Sánchez que dé marcha atrás y permita que los trabajadores se queden en casa y solo abra la actividad esencial. Es un debate que ha generado tensiones en el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de la coalición morada, hizo de tripas corazón y se esforzó en defender que la "vitalidad" del empleo y las empresas "no sean un retrato lejano de una época pasada" cuando acabe la crisis. Sin embargo, Podemos no renuncia a nivel de discurso al argumento del cierre. Pablo Echenique clavó la mirada en Sánchez en su turno de intervención para decirle que está convencido de que, si ve que el virus empeora, será "flexible" para tomar más medidas.

Desde EH Bildu, Oskar Matute explicó la abstención de su grupo en la prórroga del estado de alarma y, en el plano económico y en los decretos, fue muy crítico con que no haya un cierre total de empresas. "¿Alguien cree que pueden bajar los contagios aumentando la movilidad volviendo al puesto de trabajo?", se preguntó. A Sánchez le reprochó que diga ahora que las personas se contagian en casa, el mismo argumento del PNV. También pidió hablar de nacionalización de sectores estratégicos sin miedo, y criticó que el autogobierno vasco "ha sido tutelado". En los decretos, Bildu se decantó por la abstención.