Competencias pendientes

Lakua urge al traspaso de Prisiones y fijar "perfil propio" en la gestión penitenciaria

El PP vasco considera que el PNV pretende con las transferencias reducir la presencia de España en Euskadi

15.02.2020 | 06:17
Exterior de la cárcel de Basauri.

bilbao - La cita es en Gasteiz el próximo jueves día 20 de este mes entre el consejero de Autogobierno y portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, y la ministra de Política Territorial, Carolina Darias. Ese día se conocerá el cronograma del traspaso a Euskadi de la treintena de competencias pendientes en virtud del Estatuto de Gernika. Entre ellas destacan por su simbolismo y su carga política la del régimen económico de la Seguridad Social y la de Prisiones. Esta última tiene visos de ser transferida antes que la otra, pero el Ejecutivo de Urkullu presiona para que no se demore y no se sitúe en el tramo final de las transferencias. Erkoreka cree que el traspaso permitiría a Euskadi marcar un perfil propio en política penitenciaria. Frente a esta visión, el líder del PP en la CAV, Alfonso Alonso, considera que lo que pretende el PNV con las transferencias es eliminar la presencia de España en Euskadi.

En su primer encuentro tras el nombramiento como ministra, Darias se reunió la semana pasada con Erkoreka para preparar el encuentro de esta semana. Hubo buen entendimiento hasta el punto de que el consejero vasco se ha mostrado "optimista" y confía en que la competencia de Prisiones ocupe un lugar "prioritario" en el calendario de transferencias.

Una vez tenga la titularidad de la competencia, el Gobierno vasco pretende darle su propia impronta a la gestión de las tres cárceles de la CAV: Basauri, Martutene y Zaballa. "Alguien dijo hace mucho tiempo que el nivel de civilización de un país se mide mirando a las cárceles. Nosotros queremos poder demostrar que los vascos podemos marcar nuestro propio perfil en política penitenciaria", señaló Erkoreka en declaraciones a Onda Cero.

El Gobierno vasco planea impulsar "políticas penitenciarias bien orientadas a la resocialización y la reeducación del preso, en línea con los dictados del Tribunal Europeo de Derechos Humanos", señaló Erkoreka. El modelo del Gobierno vasco aboga por la reducción del uso de la prisión para que sea una "opción extrema" solo para cuando no exista otra alternativa, con el objetivo estratégico de que al menos el 40% de los reclusos cumplan sus penas en régimen abierto.

Para avanzar hacia esos objetivos, Lakua se propone desarrollar herramientas de acompañamiento individualizado, formar al personal de prisiones y potenciar los trabajos en beneficio a la comunidad, entre otras medidas. Las tres prisiones vascas cuentan con una población reclusa de alrededor de 1.300 personas, con una tasa de 60 encarcelados por cada 100.000 habitantes. El Gobierno vasco pretende que baje a 40.

Actualmente solo Catalunya tiene transferida la competencia de Presiones, a pesar de que su traspaso está contemplado en el artículo 148 de la Constitución. El traspaso de la gestión de las cárceles en ningún caso supone cesión sobre la política penitenciaria, que seguirá siendo competencia exclusiva de Instituciones Penitenciarias. Lo que sí cederá será, además de la titularidad sobre las infraestructuras, el personal ahora bajo tutela del Estado. En Euskadi ronda los 800 el número de funcionarios que de uno u otro modo trabajan en las tres cárceles.

En este sentido, Erkoreka señaló que, una vez transferida a Euskadi la materia, las juntas de tratamiento de las cárceles vascas "se guiarán por directrices estrictamente técnicas y profesionales", a la hora de decidir sobre el régimen penitenciario de los reclusos de cara a aliviar su situación. El consejero subrayó que en esto Euskadi se atendrá a la legislación estatal, "como ocurre en otros lugares", y siempre bajo la observación del juez de Vigilancia Penitenciaria.

Estas aspiraciones chocan con las del PP, cuyo presidente en la CAV, Alfonso Alonso, recela de las intenciones del PNV. A su juicio, los nacionalistas "nunca van a estar saciados y siempre van a querer más" y alertó de las negociaciones entre Gobiernos vasco y español por las transferencias pendientes. "Hay que leer lo que negocian y si eso responde a cumplir o no el Estatuto, qué significa poner en riesgo la unidad del sistema de la Seguridad Social y con eso hay que tener cuidado... Eso no se puede romper", señaló en declaraciones a TVE

Respecto a un posible traspaso de la competencia de Prisiones, Alonso advirtió de la situación generada en Catalunya, que cuenta con la competencia. "Nosotros salimos de un largo problema de terrorismo, tenemos centenares de presos... al final es ir quitando la presencia de España en el País Vasco día a día. Esa es la pretensión de los nacionalistas", apostilló.