cita este miércoles

El PNV pone pie en pared ante Sánchez y le exige un diálogo “serio” y no un “trágala”

Ortuzar critica las reuniones unilaterales pero mantiene la mano tendida para evitar elecciones e irá a la cita del miércoles

09.02.2020 | 13:57
Andoni Ortuzar recibe el aplauso de militantes y compañeros del PNV en el acto celebrado ayer en Zarautz.

Ortuzar critica las reuniones unilaterales pero mantiene la mano tendida para evitar elecciones

bilbao - En su confusa estrategia de investidura, Pedro Sánchez ha logrado caldear también los ánimos del partido que demostró ser su socio más fiable durante la etapa de la moción de censura. El PNV ve al socialista cada vez más volcado en una repetición electoral y en la construcción de un relato que culpe al resto de grupos. En ese contexto, le exigió ayer al máximo nivel y por boca de su presidente, Andoni Ortuzar, que abra una negociación "seria, discreta y respetuosa", en lugar de anunciar a través de la prensa y de manera unilateral encuentros con el partido jeltzale que después no lleva a término, y en lugar de presionar a todos los grupos con un programa para que se lo "coman con patatas" con tal de no aparecer como los responsables de una repetición electoral.

Tras un mes de bandazos en este sentido, Sánchez tiene previsto venir a Bilbao el próximo miércoles. Quiere ganarse el voto a favor del PNV en la investidura con un programa de 300 medidas que no ha negociado con nadie y que, para colmo de Sabin Etxea, habrá destripado ante los medios de comunicación el día anterior para ejercer presión sobre todos sus interlocutores. Ortuzar ve un "trágala", aunque evitó romper los puentes y sigue tendiendo la mano. Acudirá a la reunión si lo llaman, pero cada vez son más las voces que ven a Sánchez lanzado hacia las elecciones. También los jeltzales lo ven.

Portavoces del PNV habían insinuado su descontento el jueves. Ortuzar dejó de morderse la lengua ayer, y dedicó el acto de arranque del curso político del PNV en Zarautz a censurar el proceder del socialista y exigirle un cambio de rumbo. De lo contrario, contar con el apoyo jeltzale no será "tan fácil". La abstención de los seis diputados del PNV basta para evitar las elecciones, aunque para ello hacen falta votos a favor como los de Unidas Podemos. Pasar de la abstención al sí sería un extra que solo se entendería a cambio de compromisos concretos de Sánchez. Los jeltzales no tienen intención de darle el sí por la mera presión ambiental y para mayor gloria de la estrategia de Sánchez. No habrá cheque en blanco, menos aún si después lo que pretende Sánchez es gobernar en el día a día con Ciudadanos. La sangre no ha llegado aún al río, los jeltzales siguen apostando con claridad por evitar la repetición electoral y quieren que la derecha recentralizadora se quede en la oposición, pero Sánchez se arriesga a deteriorar la confianza con los socios que necesitaría no solo para la investidura, sino para el día a día y los Presupuestos.

Ortuzar le recordó que, en el transcurso de la legislatura, va a tener que contar con los mismos socios a los que ahora está desairando, salvo que quiera pasar el trago de la investidura con Unidas Podemos y partidos nacionalistas y regionalistas, y después gobernar con C's. Le recordó también la agenda que se puede encontrar sobre la mesa si viene a Euskadi el miércoles: debate sobre la reforma laboral, encaje de Euskadi y Catalunya en el Estado, pensiones, ayudas sociales, igualdad, acogida de los inmigrantes y cambio climático. Pidió cesiones.

"sainete" El PNV ha sufrido en silencio sin decir hasta ayer una palabra más alta que otra, porque quiere mantener una posición constructiva y evitar las elecciones el 10 de noviembre. La ausencia de un gobierno en plenas funciones está bloqueando las transferencias y complica las obras del TAV. Además, no hay una alternativa a Sánchez y el PNV no quiere saber nada del bloque de la derecha, en el que cabalga Vox y donde se plantea un recorte voraz del autogobierno.

Ortuzar repasó lo sucedido desde que el PSOE dijera el 2 de agosto que iba a llamar al PNV. "Hasta hoy. Ni una llamada. Eso sí, todos los días me enteraba por los periódicos de que iba a venir a Sabin Etxea, que iba a ser el día 10 primero, luego antes del G-7, después del G-7, la primera semana de septiembre...", recapituló sobre este "sainete". "Ahora nos enteramos, también por los medios de comunicación, de que la nueva fecha es el miércoles de la semana que viene y de que nos va a presentar un paquete de 300 medidas que van a dar a conocer públicamente un día antes. Curiosa manera de negociar", lanzó.

A juicio de Ortuzar, esta estrategia tiene todos los visos de ser un "trágala": "Te guste o no te guste, te lo comes con patatas y, si no, tú tendrás la culpa de que haya que ir a nuevas elecciones. Ese parece ser el juego. O aceptas mis condiciones, o eres el malo de la película. Pues no. Las cosas no son así, ni se hacen así. Pedimos una negociación seria, discreta, respetuosa con el de enfrente. Porque después de la investidura, si es que se produce, van a venir muchas cosas más".

Sánchez no tiene siquiera el respaldo de Unidas Podemos, la bancada que le tiene que aportar el grueso de apoyos. Está retrasando el encuentro con Pablo Iglesias y no está claro tampoco que vaya a presentarse una segunda vez a la sesión de investidura, porque solo lo hará si tiene los votos asegurados de antemano. El plazo límite para evitar una repetición electoral es el 23 de septiembre. Su mensaje principal se centra en exigir al resto que apoye su programa y evite las elecciones. Ortuzar pidió una negociación leal porque Sánchez tendrá que recurrir a los mismos grupos para aprobar las Cuentas, salvo que piense en pasar la investidura y "luego gobernar, a lo mejor, con el apoyo más o menos explícito de C's".

Pidió a Sánchez que se siente a negociar, "salvo que haya decidido que es mejor repetir las elecciones porque, a lo mejor, saca una docena más de diputados". "Sería una irresponsabilidad total. No tememos las elecciones, pero no las queremos. Complicarían más las cosas", dijo. También hubo un recado implícito a Iglesias cuando pidió no poner condiciones "imposibles". "Esto no es una pelea de gallos", recordó Ortuzar. El presidente de la ejecutiva guipuzcoana, Joseba Egibar, consideró que España es "una carga", y también criticó el "vértigo" de la izquierda abertzale al pacto en Euskadi.

crítica de ortuzar