debate de investidura

Sánchez se convierte en el primer candidato que fracasa en dos investiduras

En 2016 Sánchez se estrenó en un debate de investidura tras a un acuerdo con Ciudadanos

09.02.2020 | 10:28
Pedro Sánchez y Carmen Calvo siguen el debate de investidura desde sus escaños

En 2016 Sánchez se estrenó en un debate de investidura tras a un acuerdo con C´s

MADRID. En junio de 2018 el líder del PSOE se convirtió en el primer  presidente que llegaba al Gobierno por una moción de censura, un  'premio' que logró siendo, además, la primera persona que conseguía  instalarse en La Moncloa sin ser diputado.

Pero las investiduras se le resisten desde 2016. En marzo de aquel  año, Sánchez se estrenó en un debate de investidura tras haber  llegado a un acuerdo con Ciudadanos, pero no logró la confianza de la  Cámara ni en la primera ni en la segunda votación. Era la primera vez  que esto pasaba en España desde la recuperación de la democracia tras  la dictadura franquista.

LOS APOYOS DE SU PRIMERA VEZ
En aquel primer intento de 2016, el aspirante socialista consiguió  reunir 130 síes --de PSOE, Cs y Nueva Canarias-- frente a los 219  noes del resto del hemiciclo, con la excepción de Coalición Canaria  (CC), que se abstuvo. En la segunda vuelta, Sánchez sólo recabó un  apoyo más, el de CC, manteniéndose inalterables los 219 noes.

Después de aquello, en octubre, fue forzado a dejar la Secretaría  General del partido a la que había llegado en 2014 tras ganar las  primarias por primera vez imponiéndose a Eduardo Madina y José  Antonio Pérez Tapias.

También dejó su escaño del Congreso para no abstenerse ante la  investidura de Mariano Rajoy, al que acabó sacando de la Moncloa con  su moción de censura. Entre una cosa y otra logró titularse como  segundo ganador consecutivo de unas primarias abiertas del PSOE, esta  vez desbancado a Susana Díaz y a Patxi López.

LA FALTA DE PRESUPUESTOS ADELANTÓ LAS ELECCIONES
El autor de 'Manual de Resistencia' gobernó con plenos poderes a  partir de junio de 2018, pero en febrero de 2019, tras ver cómo el  Congreso tumbaba los Presupuestos que había pactado con Unidas  Podemos, anunció que adelantaba las elecciones y la convocó para el  28 de abril.

Las ganó, igual que las europeas y municipales que tuvieron lugar  el 26 de mayo, pero en los casi tres meses que han transcurrido desde  las generales sólo ha sido capaz de sumar un voto en favor de su  investidura: el del diputado del Partido Regionalista de Cantabria,  José María Mazón.

El pasado martes, en la primera votación tras doce horas de  debates, Sánchez sumó 124 síes --los del PSOE y el del PRC--, y 170  noes de PP, Ciudadanos, Vox, ERC, Junts, Coalición Canaria, Unión del  Pueblo Navarro e Irene Montero, portavoz de Unidas Podemos, que  emitió su voto antes del Pleno de forma telemática. Las 52  abstenciones fueron de Unidas Podemos, el PNV, Compromís y EH Bildu.

Este jueves, en la segunda votación, el único partido que ha  cambiado su voto ha sido ERC, que ha pasado del 'no' a la  abstención.

En su segundo intento Sánchez no ha logrado sumar más votos a favor  que en contra, como requería para ser investido. En total han sido  124 síes frente a 155 noes y 67 abstenciones.