El DRIL, lucha conjunta de gallegos y portugueses

09.02.2020 | 07:42

Bilbao - El 27 de junio de 1960 explotaron cinco artefactos. Uno estaba colocado en un furgón del tren correo Barcelona-Madrid y estalló entre las localidades aragonesas de Quinto y Pina de Ebro, los otro cuatro estaban ubicados en las consignas de las estaciones de tren de Barcelona, Madrid y en Donostia. En la estación ferroviaria del barrio de Amara murió la niña Begoña Urroz y otras cinco personas resultaron heridas.

El atentado nunca fue reivindicado por ETA, pero sí por el DRIL (Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación), organización armada fundada en 1959 y compuesta por gallegos y portugueses para luchar contra las dictaduras de Franco y Salazar. En el grupo que atentó en Donostia estaba Jorge de Soutomaior, alias de José Fernández Vázquez, nacido en A Pobra do Caramiñal, un pequeño pueblo situado a orillas de la ría de Arousa.

La cúpula del DRIL estaba formada por dos secretarios generales: Humberto Delgado y Xoxe Velo Mosquera. El primero fue un general de la Fuerza Aérea portuguesa que en 1958 había pugnado con el almirante Américo Tomas en las elecciones presidenciales. Tras ser derrotado de forma fraudulenta abandonó Portugal. Xoxe Velo fue el fundador de organizaciones como la Federación de Mocedades Galeguistas. La acción más espectacular llevada del DRIL fue el secuestro del buque portugués Santa María, que cubría la ruta Caracas-Lisboa-Vigo, entre el 22 de enero y el 4 de febrero de 1961. Veinticuatro miembros del DRIL secuestraron el Santa María con 586 pasajeros en medio del Océano Atlántico, con el propósito de atraer la atención mundial sobre la situación que se vivía en Portugal y España o crear una ruptura política entre Brasil y las dos dictaduras de la Península Ibérica, rebautizando el buque como Santa Liberdade.

Tras conversaciones con el gobierno brasileño presidido por Jânio Quadros, los miembros del DRIL depusieron las armas y condujeron el buque hacia Recife a cambio de recibir el estatuto de refugiados políticos. A pesar de las discrepancias internas que debilitaron la cohesión del grupo, el DRIL continuó realizando acciones esporádicas hasta 1964, año en el que se constata la desaparición del grupo como tal. - J. Núñez