volverá al Tribunal de Apelación de París

Francia paraliza la libertad de Josu Ternera por tres órdenes de entrega de la AN

09.02.2020 | 06:35
Josu Urrutikoetxea momentos antes de ser detenido.

Sus hijos Egoitz e Irati estuvieron esperando en balde su salida a las puertas de la prisión

MADRID. Según se ha dado a conocer,  Josu Urrutikoetxea quedó retenido este miércoles, horas después de que un tribunal decretara su inmediata liberación, para que se le notifique una euroorden emitida por España.

Las órdenes de extradición que están vigentes para 'Josu Ternera'  son las incluidas en las causas sobre el atentado contra la casa  cuartel de Zaragoza de 1987, el asesinato del directivo de Michelin  Luis María Hergueta en 1980 y la financiación de ETA a través de  'herriko tabernas', que instruyen los juzgados de la Audiencia  Nacional 1, 2 y 5, respectivamente.

Fuentes judiciales indicaron a Efe que esa notificación se le hará en un plazo máximo de 48 horas, y que después comparecerá ante la sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París, que decidirá si vuelve a prisión o sale libre.

A partir de ese momento debería iniciarse la tramitación habitual en esa sala de instrucción, un procedimiento que suele prolongarse durante meses e incluso más de un año si luego se recurre al Supremo.

Urrutikoetxea fue trasladado esta tarde desde la prisión de la Santé de París, donde estaba ingresado desde el 17 de mayo -un día después de su arresto en una localidad de los Alpes franceses-, hasta la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI) de la policía en Levallois Perret, a las afueras de la capital.

Sus hijos Egoitz e Irati estuvieron esperando en balde su salida a las puertas de la prisión, después de haber asistido por la mañana a una audiencia ante el Tribunal de Apelación de París que accedió a su demanda de levantar la orden de encarcelamiento.

Las tres jueces comunicaron, sin dar justificaciones, esa decisión de poner en libertad a este etarra que al ser capturado hace poco más de dos meses en la localidad de Sallanches llevaba casi 17 años en la clandestinidad.

Según sus abogados, las magistradas decidieron liberarlo no por su estado de salud -Urrutikoetxea, de 68 años, debe ser operado de la próstata- sino porque habían quedado convencidas por las garantías de que no iba a eludir la acción de la justicia.

En Francia tiene pendiente dos juicios porque ha pedido que se repitan los dos en los que fue condenado en rebeldía, uno a siete años de cárcel en diciembre de 2010 y otro a ocho años en junio de 2017.

Eso será abordado en una audiencia del Tribunal Correccional de París el próximo 28 de junio, aunque con total seguridad el examen del fondo se pospondrá al menos hasta después del verano.

noticias de deia