Escapadas fin de semana

Un paseo por Aixerrota y los acantilados de Getxo

La Galea, el molino de la zona y el fuerte ofrecen magníficas vistas panorámicas de El Abra

06.11.2020 | 00:48
En la imagen, el famoso molino de Aixerrota.

la Galea es un paseo ubicado en la costa de Getxo que permite a sus visitantes disfrutar de las mejores vistas panorámicas del Puerto de El Abra, así como de dos de los mayores atractivos de la localidad, el molino de Aixerrota y el Fuerte de la zona, que nos retrotraen al siglo XVIII en este paseo que discurre por el borde de los acantilados.

Con una gran similitud con los acantilados de gres blanco de Normandía (Francia) y Dover (Inglaterra), esta zona cuenta con amplios espacios naturales donde disfrutar del contacto con la naturaleza. Precisamente en esta ruta por La Galea es donde podemos encontrar dos de los enclaves turísticos más interesantes de la zona: el Molino de Aixerrota y El Fuerte de La Galea. Situados en lugares estratégicos, ambos son reminiscencias del siglo XVIII.

El molino surgió como consecuencia de una gran sequía que tuvo lugar hace tres siglos. De todos los que se levantaron en Getxo, es el único que aún continúa en pie. Tuvieron que pasar dos años para ponerlo en marcha, de 1726 a 1727, y funcionó mientras duraron las causas que motivaron su construcción. Finalmente, dejó de usarse en 1787 y ahora acoge una galería de arte y un restaurante en una zona anexa.

Cualquier visita a La Galea debe incluir su fuerte, una fortificación erigida con el objetivo de defender el tráfico comercial hacia Bilbao. Es el único ejemplo de construcción militar de la época que se conserva en toda Bizkaia. Lo diseñó el ingeniero Jaime Sycre, que inició su construcción en 1742.

Unas cuatro décadas después se levantó el faro de la zona, que sustituyó a las antiguas hogueras que se quemaban en los acantilados para señalar la entrada al puerto. El actual faro se inauguró en 1950. La visita debe incluir también el cementerio de Nuestra Señora del Carmen, de estilo neoclásico e ideado por el arquitecto Fidel Iturria en 1903.

El último edificio a visitar es la iglesia de Andra Mari. De ella surgió el primer núcleo de población en Getxo en el siglo XII. Sirvió como centro de reuniones del Ayuntamiento en el pórtico alrededor de la mesa de piedra que aún se conserva, al igual que algunos restos románicos.