histórico olvidado

La guitarra que todos querían

03.10.2020 | 01:05
La guitarra que todos querían

DIGAMOS que Jomadi (acrónimo de José María Diéguez) fue, como fabricante y vendedor de instrumentos musicales, uno de los mayores responsables del sonido rock de los primeros conjuntos de Bizkaia. Durante más de 40 años, primero en su taller de Prim y después en las tiendas de las calles Ávila y Autonomía, surtió de guitarras, amplificadores, baterías y todo tipo de equipamiento sonoro a la mayor parte de los grupos que entonces comenzaban. Quizás por ese carácter pionero o por la calidad de sus instrumentos, las suyas fueron las guitarras que todos querían tocar.

José María Diéguez Fariñas nació en la bilbaina calle de Iturburu el 14 de agosto de 1926 y desde muy joven dos cosas le llamaron la atención: la música y la electrónica. Cuenta su biografía que su relación con la música comenzó cuando aprendió a tocar el acordeón. Pero siendo un adolescente entró a trabajar en la General Eléctrica, donde desarrolló su otra afición: la electrónica. Ahí estuvo hasta que poco después de cumplir los treinta, su espíritu decidido y emprendedor le hizo dar un giro radical a su vida. Abandonó su trabajo en La General para dedicarse a algo que, a finales de los años cincuenta, tenía un futuro incierto y arriesgado: vivir del rock. Pero no estaba pensando en subir a un escenario tocando una guitarra eléctrica, no tocándolas sino... ¡construyéndolas!

Jomadi tenía junto con su padre, ebanista, un taller de reparación de instrumentos en la calle Prim, en donde construía vibráfonos y acordeones. A imitación del catálogo de Fender de guitarras comenzó a construir artesanalmente las primeras guitarras eléctricas. Con el tiempo Jomadi se convirtió en una industria que producía una cada 20 minutos, para el año l978 ya había fabricado alrededor de ochenta mil guitarras, además de varios centenares de vibráfonos. Jomadi fue una referencia constante para todos los músicos de Bilbao que adquirían y reparaban los instrumentos en su establecimiento. La prensa le calificó como "el médico de los conjuntos musicales".

Cuentan las crónicas del rock en Bilbao que uno de los primeros músicos en comprar una Jomadi fue Pascual Pérez Yarza, quien se hizo con una de ellas en l961 por tres mil pesetas. Al año siguiente formó el primer conjunto eléctrico de Bilbao, un cuarteto con el nombre de los Espectros. Desde entonces, las Jomadi fueron guitarras de caro aprecio en Bilbao hasta julio de 2000, fecha en la que el hijo de Joé María bajó la persiana de la tienda de Autonomía. La historia ya estaba escrita.

Protagonista: José María Diéguez, Jomadi.

Gesta: Poco después de cumplir los treinta años, Joé María Diéguez dejó su trabajo en la General Eléctrica y se puso a trabajar con su padre, ebanista, para crear las primeras guitarras eléctricas 'made in' Bilbao, las Jomadi, que fueron leyenda en el rock bilbaino.