Histórico olvidado

Lucía Yarza, el empuje de una mujer valiente

25.07.2020 | 00:17
Lucía Yarza, el empuje de una mujer valiente

EN Bilbao de los dimes y diretes que también los hay, se cuenta que los hermanos Pérez Yarza ganaron una fábrica de cerveza en una partida de cartas, pero la realidad fue que la viuda de José Schumann decidió una venta rápida de la fábrica a la muerte de su esposo, eso sí, quizás motivada por las deudas contraídas por su difunto marido. En 1911 la pequeña empresa cervecera creada por José Schumann cambió de nombre para llamarse Fábrica de cervezas La Salve, coincidiendo con el cambio de propietarios. Todo pertenecía a un Sociedad Mercantil que regentaba en Bilbao numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior. Francisco Pérez Pérez, avezado empresario, natural de Crevillente, Alicante, se había casado en 1870 con la begoñesa Lucía Yarza.

Francisco Pérez falleció en 1896 y a su muerte su viuda, junto con varios de sus hijos, dirigió dicha Sociedad hasta 1923. Ahí comienza la historia.

Las actas natales dicen que Lucía Demetria Yarza Arregui nació en la Anteiglesia de Begoña el 22 de diciembre de 1847. En 1870 se casó con el citado empresario, con quien tuvo un total de seis hijos y dos hijas. Además, en 1911, la familia Pérez Yarza con Lucía al frente, adquirió la Fábrica de Cervezas La Salve, creada en 1886 por José Schumann en la Campa de La Salve y dotada desde 1897 de nuevas instalaciones en la ladera del monte Artxanda, en la confluencia entre las actuales calles Artatzamina y La Salve, sobre el antiguo arroyo de Artatzamina que discurría junto al manantial existente cerca del túnel del ferrocarril. Yarza asumió, junto a alguno de sus hijos, la gestión de los negocios durante casi 15 años hasta que, en 1923, delegó esta responsabilidad en su hijo mayor Francisco Pérez-Yarza quien estuvo al frente de la misma hasta su cierre en 1978. Lucía Yarza falleció en Bilbao el 3 de octubre de 1927.

Bilbao acaba de recuperar su recuerdo con la creación del Paseo Lucía Yarza Pasealekua entre Grupo Montaño y el viaducto de Avenida Maurice Ravel, en recuerdo de la emprendedora bilbaina de comienzos del siglo XX. El nuevo paseo tiene como eje principal las antiguas vías del ferrocarril de Bilbao a Lezama. Esta línea férrea ha sido recientemente desmantelada, gracias al proceso de transformación del Corazón de barrio desarrollado por el Ayuntamiento de Bilbao en la zona conocida como La Pinza. La huella de Lucía sigue allí, indeleble. Su empuje la ha traído hasta el siglo XXI.

Protagonista: Lucía Yarza.

Gesta: A la muerte de su marido, Lucía Yarza tomó las riendas de una Sociedad que regentaba numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior. En 1911 adquirió la fábrica de cerveza La Salve y ya entró en la historia de Bilbao.