Diez cosas que (igual) no sabías de... Cosimo Fusco

El actor italiano, que fue Paolo en 'Friends', participa ahora en la serie de Álex de la Iglesia '30 monedas'

09.01.2021 | 16:12
El actor italiano Cosimo Fusco.

Cosimo Fusco (Matera, Italia, 1962) es uno de los actores de la serie de Álex de la Iglesia '30 monedas'. Ha trabajado en muchas series internacionales, Friends entre ellas, y es un rostro muy conocido.

1- Con Jennifer Aniston. Fue cuestión de guion, pero su personaje de Paolo en 'Friends' le abrió muchas puertas. Era la pareja de la protagonista, Rachel, y su papel se ajustaba a lo que todos querían de un italiano: ligón y bastante hortera.

2- Treinta años. Son lo que lleva haciendo televisión por todo el mundo. Se ha mantenido bien de su profesión y ser italiano, sumado a 'Friends', son los mejores activos de su pasaporte.

3- En el colegio. Dice que cuando va a buscar a su hija hay una revolución. Padres y alumnos le recuerdan que no va a poder enterrar a Paolo.

4- El galán. Sus personajes llevan implícitos toques de seducción. No los rechaza, pero prefiere que se fijen en él como actor.

5- Química. Ha trabajado muy a gusto con Álex de la Iglesia, a quien considera un director exigente, pero con una gran capacidad para comunicarse con los actores.

6- Su casa. Después de haber vivido en Estados Unidos durante muchos años, ha vuelto a lo que él considera su casa: Roma.

7- Un padre orgulloso. Tiene dos hijas, una de 30 años que vive en EEUU, y otra de doce que vive con él en Italia y que siempre alaba sus trabajos. Lo que haga su padre siempre le encanta.

8- Cuestión de géneros. No hace ascos a un buen proyecto. Sus dos últimos trabajos, '30 monedas', la serie de HBO, y la película 'Veneciafrenia', estarían dentro del género del terror, algo que nunca ha sido una referencia para él.

9- Preferencias. Ha interpretado a muchos villanos en cine y televisión. Se decanta por los personajes físicos, muy trabajados, y también que tengan psicología.

10- Coqueto. Como buen italiano, tiene muy presente su imagen. Le gusta cuidarla, aunque de forma moderada. Sabe que para trabajar cuentan las sensaciones que transmite.