Memoria selectiva: ¿borrar recuerdos o almacenarlos?

La tecnología avanza tan rápido que en un futuro podremos elegir si queremos mantener todos nuestros recuerdos por malos que sean, en nuestra memoria, o eliminarlos.

24.11.2020 | 13:43
El funcionamiento de la memoria sigue siendo un misterio.

Por qué recordamos unas cosas que incluso no tienen importancia y olvidamos las que deberíamos recordar? ¿Cómo se mueve el cerebro para ser tan selectivo? El funcionamiento de la memoria es algo que intriga y la neurociencia aún no ha descubierto cómo trabaja en su totalidad. "El cerebro es inteligente y borra los malos recuerdos", seguro que es una frase que has oído varias veces. Sin embargo no borra todo lo que queremos, y a veces elimina lo que queremos preservar. De hecho, las experiencias traumáticas son difíciles de olvidar. Los recuerdos se mantienen con mucha intensidad y de ahí surge el trastorno de estrés postraumático.

Para muchas personas, 2020 se está convirtiendo (o lo ha hecho ya) en una pesadilla de la que no pueden despertar y que desearían olvidar para siempre. Aún no podemos retroceder en el tiempo ni pulsar un aparato para que desaparezcan los recuerdos, como hacían los hombres de negro en la película 'Men in Black'. Pero en un futuro se prevé que sí se puedan eliminar los recuerdos traumáticos de nuestra memoria. ¿Cómo? Con la tecnología.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Bolonia (Italia) ha realizado un estudio con 98 personas, a las que han aplicado campos magnéticos para alterar la actividad neuronal de áreas cerebrales específicas. Es decir, que se trata de modificar un hecho desagradable para que ya no genere miedo. Se trata de un procedimiento transcraneal no invasivo, por lo que cada vez es más utilizado.

Otro método que se está investigando tiene el centro de atención en el gen llamado NPTN, muy relacionado con el cerebro y el aprendizaje. Científicos del Instituto de Leibniz de Neurobiología (en Alemania) están llevando a cabo experimentos con este gen en ratones mediante tecnología genética. Lo que hacen es intervenir en las comunicaciones de ese gen, que parece tener las claves de los malos recuerdos, y usarlo como si fuese un botón para apagarlos. Hasta ahora intentar borrar recuerdos dolorosos solo era posible, y no siempre, con largas terapias psicológicas, o por enfermedades como Alzheimer o accidentes que causan amnesia. Sin embargo, con estas tecnologías se pretende eliminarlos de forma rápida.

Para guardarlos


Por el contrario, quizá te gustaría almacenar todos los recuerdos y tener en la cabeza una especie de disco duro para ir seleccionando lo que quieres revivir, o incluso para guardar nueva información, como hacían los protagonistas de 'Matrix', que se conectaban a una máquina que pasaba todos los datos a su cerebro.

Algo así pretende el chip cerebral Neuralink de Elon Musk. Según su creador, también fundador de Tesla, con este dispositivo se podrá tener super visión, guardar recuerdos, predecir un infarto o poner música en el móvil con el cerebro. Se trata de un chip que podrá instalarse en el cerebro con una duración de un día y que se cargará por la noche. Su creador asegura que la operación dura aproximadamente una hora, que deberá ejecutarla un robot porque requiere de mucha precisión y que el paciente podrá irse a casa en el mismo día.

En un principio, se había planteado colocarlo detrás de la oreja, pero finalmente se ha optado por implantarlo en la parte superior de la cabeza, para lo que hay que desplazar parte del cráneo. El chip tiene el tamaño de una moneda.
Por el momento tan solo se han realizado ensayos con animales como cerdos y queda la prueba final con humanos. La buena noticia es que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos ha calificado este dispositivo como innovador en la trata de enfermedades, por lo que ese visto bueno acelerará las pruebas en personas.

Por su parte, hace tiempo que investigadores del Royal Melbourne Institute of Technology de Australia han desarrollado un chip que mediante la luz genera, modifica, almacena y borra recuerdos. Es decir, que se utiliza la tecnología para recrear artificialmente la forma en que el cerebro guarda o elimina la información. Se combinan métodos genéticos y ópticos (destellos de luz provenientes de un láser o un led) para controlar las neuronas.

Respecto a la capacidad para recordar todo, quizá hayas oído hablar de la hipermnesia, la enfermedad que hace que alguien sea incapaz de olvidar y aprenda todo rápidamente, solo con verlo o escucharlo una vez. 

¿Y en redes sociales?
 

Por cierto, que aunque tengamos un chip implantado en la cabeza también podremos contar con las redes sociales para recordarnos momentos vividos. Así, Facebook de vez en cuando te muestra la sección Tus recuerdos; e Instagram a través de Recuerdos te permite ver posts antiguos y publicarlos de nuevo. De hecho, escribir las vivencias personales en redes sociales puede ayudar a recordarlos. Así lo demuestra un estudio cuyo autor principal es Qi Wang, profesor de desarrollo humano en la Universidad de Cornell (Estados Unidos). Y ahora, ¿qué prefieres, recordar u olvidar?