Mesa de Redacción

La banda del Titanic

07.11.2020 | 00:49
La banda del Titanic

eL epidemiólogo Fernando Simón, convertido en un artista de la pista, es ya objeto de grafittis en las calles de Madrid y figura de un caganer en Catalunya. A punto de morir de éxito, el director del centro de emergencias anda esta semana pidiendo disculpas por un comentario sobre las enfermeras. "¿Te gustaban las enfermedades infecciosas o las enfermeras infecciosas?", le preguntan a modo de chanza en un canal de youtube. A lo que él contesta: "No les preguntaba si eran infecciosas o no, eso se veía unos días después". El sujeto, que da la cara desde hace diez meses con la pandemia y mantiene el tipo con todas las decisiones de Moncloa, comete el error de continuar un juego de palabras en una charla distendida, y vuelve a ser crucificado por una inquisición empeñada en iniciar juicios sumarísimos cada vez que el portavoz del coronavirus comete un desliz, como cuando se fue a Mallorca con la tele. Nos está asfixiando el fundamentalismo tanto o más que un virus que se nos ha ido de las manos. ¡Cómo va a mantenerlo a raya Fernando Simón si en agosto hasta se contagiaron monjas de clausura del convento Las Brígidas de Lasarte-Oria y estos días religiosas de Sondika! Pero como a él no le pueden aislar en el cenobio y tirar la llave de la celda al río, le machacan. Toca buscar ahora un nuevo himno para otra cuarentena en casa. La banda sonora de Titanic vendría que ni pintada.

clago@deia.eus