Carta a la huerta

09.02.2020 | 09:04

Cada uno conoce perfectamente los ruidos, los aires, los movimientos de su propia casa y la de los vecinos; de su calle y alrededores. Lo mismo les ocurre a los trabajadores de la tierra. Conocen mejor que la palma de su mano los vientos, las nubes, el ruido de la sabia, del sol, de la luna y de los planetas. La diferencia está en que es mucho más difícil entender a los vecinos y la calle que a los elementos naturales. La naturaleza es humilde y honesta, nunca te engaña. Lo único que hay que hacer es escucharla y dialogar con ella para acompañarla. Yo le tengo un respeto sacramental. La calle suele ser ósea, cenicienta, verde como un muerto y ruidosa como una fiesta de borrachos. Los vecinos, el paraíso de la salacidad. Por el contrario, la naturaleza, si la miras con buenos ojos, es la sonrisa perfecta.

noticias de deia