La excepción ibérica, el tope del precio de gasexcepción ibérica, chocó ayer martes en su debut con la ola de calor. El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista o pool bajará hoy miéroles casi un 23% en España, hasta los 165,59 euros/megavatio hora (MWh). Sin embargo, los hogares tendrán que pagar más en la factura por la compensación a las centrales térmicas y el mayor uso de las centrales de ciclo combinado.

De este modo que si el precio medio baja hoy miércoles 38 euros, el recibo que llegará a las familias tendría hoy un recargo de casi 60 euros. A la espera de como evolucione los próximos días el mercado, lo cierto es que el movimiento con el que el Gobierno de Pedro Sánchez buscaba abaratar la factura de la luz a partir de julio, tuvo el peor estreno posible. De hecho, el descenso del 23% es también menor de lo que había calculado el Ministerio.

El pool bajó efectivamente arrastrado por la aplicación del tope al precio del gas destinado a la generación eléctrica y se situó en algo más de 165 euros el megavatio hora. A esa cantidad habrá que añadirle el coste del ajuste a abonar por los consumidores beneficiarios de la medida, que hoy será de unos 59,3 euros de media, con lo que el precio final medio al que se cobrará la electricidad mañana superará los 224 €/MWh, explicaron a Efe fuentes del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE).

Esos 224 euros/MWh supondrán una subida de cerca del 5% respecto al precio al que se ha cobrado este martes. La fijación de los precios de ayer tuvo lugar el lunes, cuando en el mercado mayorista aún no había entrado en vigor el límite del gas.

Aún así, el precio final de hoy miércoles para los consumidores cuyas facturas están indexadas al pool se encuentra en torno a un 6 % por debajo del que se habría registrado si no se hubiese dispuesto de este mecanismo, unos 237 euros/MWh.

Por ello, las fuentes consultadas ponen en valor los resultados de las subastas de ayer martes, máxime cuando los precios del MWh se han disparado en toda Europa en la última sesión, y han confluido una serie de factores: incremento de la demanda eléctrica y una menor producción de tecnologías renovables como la eólica, fruto de la actual ola de calor.

De hecho, en Italia, cuya industria depende fuertemente del gas -en especial del ruso, que ha venido representando el 40% de las necesidades de esta economía-, el precio en su mercado mayorista (pool) estará hoy un 14,5 % más caro que en la víspera, a 249,95 euros/MWh.

Más asequible estará en Francia, a 233,26 €/MWh; mientras que en Alemania llegará a 211,83 euros; y en Reino Unido, a 163,73 libras (unos 190 euros).

lejos de los mínimos del año

En España, en cambio, la luz afronta su caída más abrupta en un mes, pero se encuentra todavía lejos de los 85,19 €/MWh de mediados de abril, cuando alcanzó su precio más bajo desde el comienzo de la guerra en Ucrania.

Eso sí, dista aún más del máximo del pasado 8 de marzo, fecha en la que estuvo cerca de romper con los 545 €/MWh.

"Estamos beneficiando a los casi 11 millones de hogares y pequeñas y medianas empresas (pymes) que están acogidos a la tarifa regulada (indexada al "pool"). La rebaja en la factura se sitúa en torno al 20 % para todos estos consumidores", afirmó ayer la ministra portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, tras el Consejo de Ministros.

El Gobierno prevé que "aquellos que hoy estén pagando una factura de unos 100 euros" abonen ahora "entre 85 y 83 euros" gracias a este límite, que "va a amortiguar también los efectos de la subida del IPC, reduciéndolo en torno a un punto", detalló la portavoz de Sánchez.