EUSKADI BIDEAN - BBVA CON LAS PYMES VASCAS
María Antonia Muguerza - CEO de SERIKAT

"Nos encontrarás allí donde se cruzan las necesidades de nuestros clientes con las tecnologías emergentes"

La empresa cuenta con un equipo de personas abierto, colaborativo, con visión de futuro y experiencia para aportar soluciones innovador

21.11.2021 | 20:07
María Antonia Muguerza, CEO de SERIKAT

Serikat, con una amplia experiencia en consultoría tecnológica, desarrolla soluciones innovadoras propias que ayudan a los clientes en la estrategia para su transformación digital.

¿Qué ofrecen a sus clientes en este proceso hacia la digitalización?
—Nuestro reto es ofrecer las mejores soluciones para dar respuesta ágil tanto a las necesidades actuales como a los desafíos futuros de nuestros clientes. Para ello, contamos con un equipo de personas abierto, colaborativo y con visión de futuro, con amplia experiencia en la búsqueda de soluciones innovadoras, basadas en tecnologías fiables y diferenciadoras.

¿Cuál ha sido su trayectoria?
—Serikat nació hace ya 30 años en el seno de Erhardt, grupo empresarial que surge en Bilbao en el año 1882 y que en la actualidad está presente en los mercados de la Tecnología, Logistics& Maritime Services, Steel&Trading e Insurance&Risk Management. Nos encontrarás allí donde se cruzan las necesidades de nuestros clientes con las tecnologías emergentes con el fin último de la mejora y la transformación de su negocio.

¿Qué servicios ofrece y a quiénes van dirigidos?
—Todos aquellos servicios, soluciones y productos que forman parte del universo de las Tecnologías de la Información, desarrollando soluciones propias en áreas como la automatización de procesos, la estrategia del dato y el análisis semántico de información. Nos dirigimos principalmente a Administración Pública y a los sectores de actividad de Energía, Industria, Servicios Financieros, Servicios Jurídicos y Logística.

El análisis del dato como estandarte de la empresa. ¿Qué representan los datos hoy en día?
—Por sí solos la mayoría de los datos tienen un valor limitado. Solo obtienen valor al transformarse en conocimiento, aplicaciones y servicios que ayuden a resolver cuestiones de la vida diaria. Estamos siendo testigos de una explosión del dato sin precedentes, pensemos en sectores como el financiero, en el que el dato está transformando el tradicional modelo de relación con el cliente. Entidades como el BBVA son un claro ejemplo de digitalización del negocio y cuentan ya con una Factoría de Inteligencia Artificial para la creación de datos adaptados a las necesidades de la población, cada vez más digital. O sectores como el de la automoción que está girando su rumbo hacia la nueva industria de la "movilidad", gobernada por los datos.

¿Esta explosión del dato ha llegado también al sector público?
—Por supuesto, hoy en día las administraciones públicas están a la vanguardia de las tendencias y son un claro ejemplo de cómo la inteligencia del dato puede ayudar a resolver los grandes desafíos sociales. Hemos tenido que pasar por la pandemia del covid-19 para que se visualice con claridad la importancia del dato en la gestión pública. La administración sanitaria ha monitorizado datos de pacientes, contactos estrechos o la movilidad de los mismos para analizar en tiempo real y a gran escala lo que estaba pasando, validando hipótesis y tomando decisiones a una velocidad hasta ahora impensable.

¿De dónde se obtienen y cómo los transforman en información?
Los datos emanan del comportamiento de las personas, del entorno, de las máquinas o de las cosas que nos rodean. La captura del dato es quizás lo más sencillo, basta con sensorizar máquinas o aprovechar la información generada en las redes sociales, en los comportamientos de las personas en base al uso que hacen de las telecomunicaciones, la tarjeta de crédito, o su vehículo. Aprovechar esa información y convertirla en algo útil es algo propio de cada negocio, que tiene un conocimiento profundo de sus intereses y tratará de optimizar operaciones o abordar de forma más personalizada las necesidades de sus clientes o ciudadanos.

Al igual que ofrecen información, esos datos hay que protegerlos.
—Efectivamente, las organizaciones se están centrando en crear valor a partir de los datos y algunos de éstos, como los personales, precisan de una protección especial para cumplir con la normativa vigente en materia de protección de datos.

¿Cómo lo hacen?
—En Serikat contamos con una larga trayectoria analizando, clasificando y anonimizando datos, nuestra tecnología se aplica con éxito en sectores como el judicial, jurídico, financiero, asegurador... en los que la protección de los datos personales es de vital importancia. Contamos con tecnología propia desarrollada por nuestro equipo de Tecnología Semántica y nuestro laboratorio de I+D para aplicación de las tecnologías del lenguaje basadas en inteligencia artificial. De forma automatizada somos capaces de identificar en bloques de información no estructurada (textos) aquellos términos que es necesario proteger u ocultar, anonimizándolos. Es decir, ocultamos datos sensibles, como los personales, sin perder la riqueza analítica de los mismos.

La protección de datos es un tema candente hoy en día.
—Comentábamos antes, que la pandemia ha intensificado la necesidad de conocimiento en tiempo real. Para dar respuesta a estos desafíos en pro del bien común nos encontramos que, por un lado, las soluciones de alto impacto dependen del intercambio y compartición de datos pero, como contrapeso, contamos con leyes garantistas que protegen los datos personales. Es aquí donde se hace necesario contar con tecnologías capaces de separar en tiempo real aquellos datos que son personales, y por tanto protegibles, de aquellos otros que pueden ser compartibles y
generadores de conocimiento.

¿Por qué se siguen mandado datos por las redes sin protección?
—Está en la esencia misma de las personas caer en contradicciones, lo mismo negamos nuestro número de teléfono a la farmacia del barrio que aceptamos, sin tan siquiera leerlo, el condicionado de cualquier red social. Apple, que suele marcar tendencias, ha dado un paso adelante en la gestión de la privacidad, dejando al usuario que decida si las aplicaciones que instala pueden o no recopilar sus datos con fines publicitarios. Es un primer paso y no será el último.

¿Qué relación tiene Serikat con BBVA?
—Nuestra relación con el BBVA se remonta a los orígenes del Banco de Bilbao. Erhardt, grupo empresarial en el que se integra Serikat, nace en el Bilbao industrial de finales del siglo XIX y ya desde ese momento tenemos constancia de trabajar con la entidad. En la actualidad, el BBVA tiene un profundo conocimiento de nuestra organización, diversidad de negocios y requerimientos financieros, lo cual nos da la confianza necesaria para buscar soluciones financieras y abordar juntos los desafíos de crecimiento a futuro.

¿Considera que la entidad ha sido un apoyo para poder a donde están?
—Sin duda, el BBVA ha estado siempre dispuesto a acompañarnos en nuestros proyectos de desarrollo empresarial, proponiendo las soluciones financieras más convenientes en cada momento. No quiero dejar pasar a ocasión de reconocer públicamente el gran trabajo que sus profesionales han desarrollado a lo largo de la pandemia, su apoyo ha sido determinante para contar con la tranquilidad que se necesitaba en esos momentos financieramente tan complicados.

¿Qué retos se plantean a nivel empresarial de cara al futuro?
—Nuestro reto es simple. Mantener y ser conocidos por nuestro ADN: hacer de nuestro día a día un espacio en el que quepa la innovación abierta, el compromiso con el trabajo bien hecho y ayudar a nuestros clientes a que consigan sus retos de presente y futuro.

noticias de deia