El reparto de dividendos bancarios, en el aire

La Fundación BBK pendiente de que el BCE dé el visto bueno a que Kutxabank reparta el beneficio de 2019

20.05.2020 | 00:20

BILBAO – "Los bancos que cotizan en Bolsa no deben abonar dividendos o realizar recompras de acciones, de modo que preserven el máximo nivel de capital y los consejos de los bancos decidan sobre la política de dividendos a final del año", transmitió la Federación Bancaria Europea (EBF) en una carta remitida a finales de marzo al brazo supervisor del Banco Central Europeo, el MUS (Mecanismo Único de Supervisión).

Y aunque el banco vasco Kutxabank no cotiza en los mercados bursátiles sí está bajo la supervisión del Banco Central Europeo y el BCE fue tajante al recomendar a las entidades financieras de la Eurozona que suspendan el reparto de dividendos hasta octubre ante el temor sobre el efecto negativo que la pandemia de coronavirus puede tener en las cuentas de los bancos.

De hecho, la institución financiera presidida por Christine Lagarde, apuesta por la congelación de los dividendos cuyo reparto no estuviese ya aprobado en aquel momento. Y este es el caso de Kutxabank, tal y como reconocen fuentes de su primer accionista, la Fundación BBK, que no había celebrado todavía en marzo su junta de accionistas para aprobar los resultados, y su reparto correspondiente, de 2019 –un ejercicio, como se recordará, en el que el grupo que integra las antiguas cajas de ahorros, BBK, Kutxa, Vital, más Cajasur, logró un beneficio de 352,2 millones de euros, un 6% más–.

La propuesta del consejo de administración de Kutxabank, en el que están representadas las tres fundaciones accionistas, era la de repartir unos 176 millones de euros entre las tres fundaciones accionistas, las citadas de la BBK, Kutxa y Vital.

Y con ese dividendo previsto, la Fundación BBK, tiene que hacer frente a un triple reto: financiar las acciones de la Obra Social, realizar nuevas inversiones en otras compañías, como es el caso de Iberdrola, para poder diversificar sus fuentes de ingresos, y, a no olvidar, dotar lo que sería una especie de fondo de reserva para situaciones complicadas como es el caso actual. Y ello supone aportar unos 25 millones de euros, aproximadamente, cada ejercicio, hasta cerrar en 2024 con una dotación de 235 millones de euros.

noticias de deia