Alerta mundial por el coronavirus

El BCE señala que la zona euro tardará dos años en recuperarse

De Guindos descarta una crisis bancaria ya que “la solvencia de las entidades ahora es mucho mayor”

14.05.2020 | 00:22

madrid – El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, señaló ayer que la zona euro necesitará "un año y medio, dos años" para volver a la situación previa a la pandemia del covid-19 y defendió que la mejor receta a corto plazo en esta crisis es elevar el gasto público.

"En estos momentos, el sector público tiene que gastar (...) eso va a dejar una huella de deuda pública (...) pero es que no hay otra alternativa, la de no gastar sería mucho peor", señaló durante un encuentro virtual organizado por Esade.

De Guindos también apuntó que, aunque el "nivel de incertidumbre es brutal", la caída económica en la zona euro parece haber "tocado fondo" y recordó que las previsiones son de una caída del PIB de entre el 6% y el 12% para este año –con un desplome en la primera parte y un rebote en el segundo semestre– y de un crecimiento de alrededor del 6% en 2021.

"Tardaríamos aproximadamente un año medio-dos años en recuperar la posición que teníamos antes del inicio de este ejercicio", apuntó.

Sobre España, señaló que partía con la ventaja de estar creciendo por encima de la media europea pero que su estructura productiva es "muy sensible" al confinamiento por el peso del sector servicios. "La economía española puede caer algo más de la media europea", reconoció.

confianza en los bancos De Guindos destacó que los niveles de solvencia y capitalización de los bancos de la zona euro son actualmente mucho mayores que los registrados durante la Gran Recesión y expresó su confianza en que las entidades de la eurozona serán capaces de superar la crisis actual.

"No vamos a tener una crisis bancaria", afirmó Guindos, que defendió las medidas importantes implementadas en respuesta a la crisis provocada por la pandemia en cuanto a niveles de liquidez y capital para que los bancos no actúen de manera procíclica.

Asimismo, el banquero central subrayó que los bancos de la zona euro han dejado de pagar dividendos para acumular reservas de capital e impedir una contracción de crédito.