alerta mundial por el coronavirus

El PNV interpela al Gobierno español en pro del comercio

Las ventas minoristas vascas cayeron un 13% en marzo, según el INE

30.04.2020 | 00:14
El pequeño comercio vasco no puede abrir pero el electrónico no tiene limitaciones. Foto: O. Gonzalez

BILBAO – El comercio minorista es uno de los mayores afectados por la pandemia, primero por el cierre de muchos de los establecimientos, luego por la caída de la demanda y al final por la competencia de las ventas por Internet de productos no esenciales. Y los datos no dejan lugar a dudas, las ventas en la CAV han caído un 13% en marzo, según el INE, por lo que el PNV en el Congreso ha pedido al Gobierno español que adopte medidas concretas en apoyo del sector comercial.

La diputada del Grupo Vasco en el Congreso, Idoia Sagastizabal, reclamó a la ministra española del ramo, Reyes Maroto, "una planificación específica, adaptada a las necesidades del sector y coordinada con los territorios" tras calificar de "genéricas" las medidas para el pequeño comercio minorista adoptadas por el ministerio español.

El sector comercial vasco agrupado en las asociaciones Euskomer y Euskaldendak ya ha manifestado su preocupación ante el sombrío panorama en el que está inmerso algo que se confirma en datos. Las ventas del comercio minorista cayeron un 13% en Euskadi el pasado mes de marzo en comparación con el mismo mes de 2019, como consecuencia del impacto de la crisis sanitaria y la suspensión desde mediados de marzo de la apertura al público de muchos locales y establecimientos minoristas por la declaración del estado de alarma, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El desplome de Euskadi aunque inferior al registrado en la media española (del -14,3%) es el mayor de toda la serie histórica y en el acumulado del primer trimestre del año, las ventas del comercio minorista vasco retrocedieron un 2,4% frente al 2,8% español.

Vulnerabilidad En este contexto, Sagastizabal expuso la situación de "vulnerabilidad" que vive el pequeño comercio y lamentó que el Gobierno español "no haya limitado o prohibido la venta por Internet de productos no esenciales" mientras mantiene los cerrados pequeños comercios que no pueden vender esos mismos productos, lo que supone "un perjuicio añadido" para el sector comercial.