GANA PESO EN EUSKALTEL

Zegona supera a Kutxabank como primer accionista de Euskaltel

El fondo británico anuncia un cambio en la gestión y la expansión con Virgin en España

09.02.2020 | 00:06
El fondo británico Zegona, que entró con el 15% de Euskaltel al venderle la asturiana Telecable, es ya el primer accionista de la compañía vasca de telefonía

El fondo británico anuncia un cambio en la gestión y la expansión con Virgin en España

BILBAO - La partida por el control del operador vasco de telefonía Euskaltel, se empieza a decantar del lado del Zegona. El fondo británico confirmó ayer que se ha convertido en el primer accionista de la compañía presidida por Alberto García Erauzkin, con casi el 21% del capital, tras superar a Kutxabank que no ha dejado de ir reduciendo su participación en los últimos años.

Zegona comunicó ayer, tanto a Euskaltel como a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como es pertinente, que ha superado la cota del 20% en el capital de la firma de telecomunicaciones al pasar del 16,41% al 20,9% del capital.

De esta forma, la sociedad dirigida por Eamon O´Hare ha pasado a ser primer accionista de la operadora vasca, por delante de la entidad financiera vasca Kutxabank, con el 19,88%, aunque llegó a contar con el 68% con la integración de las cajas.

El grupo británico ha estado comprando acciones de Euskaltel en el entorno de los ocho euros. Zegona tiene un acuerdo de accionistas con Talomon Capital, una sociedad que es accionista tanto del operador telefónico como del fondo británico, para sumar sus participaciones en caso de votación.

Zegona marco un precio para Euskaltel en 7,75 euros por acción en la fracasada opa parcial del pasado mes de octubre y todas las operaciones que realiza impulsan al alza la cotización de la acción, algo que no favorece a sus intereses de seguir comprando, pero que, lógicamente, satisface al resto de accionistas. En especial, a los grandes inversores de Euskaltel como son, además de Kutxabank, Corporación Financiera Alba (March), con un 11% del capital, y Abanca, con 4,48%. Así como a los inversores institucionales como Capital Group, que tiene algo más del 5%, Artemis Investment, con un 3,75% y NN Group, con un 3%.

¿Y ahora qué?. En primer lugar, lo lógico es que Zegona reclame más puestos en el consejo de administración de Euskaltel. En la actualidad, en sentido estricto, como dominical solo tiene un representante, Robert Samuelson, que desde que se inició la compra de acciones no acude a las reuniones del citado órgano, lo mismo que hizo Zegona como accionista al no presentarse a la última junta de accionistas del operador vasco. Zegona sí propuso como independiente a Jon James.

En la actualidad el consejo de administración de Euskaltel está formado por 12 consejeros, de ellos seis independientes: James, Castiglioni, Amatriain, Lujua, Alzaga y Corres. La cifra total podría incrementarse para conceder algún puesto más a Zegona.

Pero en realidad, Zegona no persigue tener más puestos en el consejo sino controlar la gestión para, en opinión del fondo británico, mejorar la evolución del negocio del operador vasco con el fin de conseguir una mayor revalorización en Bolsa a corto plazo con el fin último de vender su participación con el máximo beneficio posible aunque ello pudiera lastrar la evolución de la compañía a medio plazo o la pérdida de los centros de decisión en el País Vasco, con el perjuicio que ello puede suponer para la economía vasca.

De estas operaciones cortoplacistas ya existen precedentes porque no hay que olvidar que anteriores accionistas, con motivo de la salida a Bolsa, no dudaron en pedir un crédito a nombre de Euskaltel para repartirse un suculento dividendo de más de 200 millones de euros dejando a la empresa endeudada.

Entre las líneas estratégicas por las que apuesta Zegona está la de acelerar la expansión de Euskaltel en el Estado español, en la que utilizaría la marca Virgin, para ello contaría como máximo responsable con José Miguel García, el que fuera consejero delegado de Jazztel.

El fondo británico Zegona anunció inicialmente su intención de lanzar una oferta pública voluntaria, una OPA parcial, para aumentar su participación en el operador hasta controlar casi el 30%, el límite máximo posible sin verse obligado a presentar una oferta sobre el 100% del capital pero desistió de esta opción y se decantó por comprar acciones en el mercado.

El fondo británico, cuya junta de accionistas aprobó el pasado mes de febrero, una ampliación de capital por 112,8 millones de euros para financiar la compra de acciones de Euskaltel, ha logrado finalmente ser el primer accionista de la firma vasca al lograr el 20,94% de las acciones a fecha del 3 de abril.

Con la incorporación de García, el grupo británico pretende, por un lado, una mayor expansión geográfica en el Estado español, más allá de los planes actuales de Euskaltel, que ha planificado un programa de crecimiento de su huella en forma de mancha de aceite desde los territorios actuales del grupo, -Euskaltel, R y Telecable-, a los limítrofes de Nafarroa, León, Cantabria y Rioja, así como a Catalunya a través del RACC.

Esa expansión se haría, según Zegona, a través del grupo británico Virgin, el mayor grupo de comunicación por cable del Reino Unido, utilizando la citada marca Virgin en todo el Estado español. De hecho, Euskaltel ya tiene un acuerdo mayorista para utilizar la red de Orange en España.

Otra de las líneas estratégicas que quiere implantar Zegona pasa por reducir costes en base a fusionar totalmente las tres compañías originales, -la vasca Euskaltel, la gallega R y la asturiana Telecable, con un relación afectiva muy importante con sus territorios de origen como ventaja competitiva-, en una sola sede lo que más que probablemente supondría el recorte de puestos de trabajo en el grupo.