¿Un nuevo clásico?

Jokin Altuna y Unai Laso se miden hoy en el frontón Bizkaia en busca la txapela del Cuatro y Medio

14.11.2021 | 00:28
Unai Laso y Jokin Altuna, el pasado jueves, durante la elección de material en el frontón Bizkaia.

La baja de Juan Martínez de Irujo, retirado de la pelota profesional oficialmente en junio de 2016 –aunque llevaba desde el 20 de mayo fuera de los frontones por una fractura en un dedo– por una afección cardíaca, provocó un cambio de pauta. Hasta entonces, el río de la pelota a mano profesional transcurría entre dos riberas: la del iberoarra, máximo exponente de Aspe, una de las dos promotoras que componen la Liga de Empresas, y la de Aimar Olaizola, primer espada de Asegarce (ahora Baiko). Por el camino, entre los recodos de la historia reciente, manistas excepcionales como Yves Xala, Pablo Berasaluze, Titín III, Sébastien Gonzalez, Abel Barriola u Oinatz Bengoetxea, el único que queda en activo de aquel abanico mágico que abanderó a toda una generación. Con la salida del huracán navarro, el sentimiento de orfandad quedó aplacado por el surgimiento de nuevos cabezas de cartel: aparecieron imberbes Jokin Altuna e Iker Irribarria –el campeón del Manomanista más joven de la historia– para asombrar al respetable, Mikel Urrutikoetxea ya estaba instalado en las txapelas y Joseba Ezkurdia daba el último paso para anclarse en la cúspide. Allí estaban también, indudablemente, José Javier Zabaleta y Beñat Rezusta, auténticos dominadores en la zaga del Campeonato de Parejas.

Después la baja de Irujo todo cambió. También las tendencias. En 2017, Bengoetxea VI logró la última txapela de Baiko Pilota. Fue en el Manomanista y ante Irribarria. Después, la promotora bilbaina se ha encontrado un montón de nada. El dominio de Aspe se alarga desde entonce: Altuna III ha ganado dos veces el Cuatro y Medio (2017 y 2020) y dos veces el Manomanista (2018 y 2021), Ezkurdia ha triunfado otras dos veces en la jaula (2018 y 2019) y en dos Parejas (2018 y 2020), Elezkano II tiene dos Parejas (2019 y 2021), Irribarria se llevó el Manomanista de 2019 y Jaka el de 2020; y entre los zagueros, Zabaleta (2018 y 2021), Rezusta (2019) y Martija (2020) tienen sus txapelas del Parejas. Hasta la final del Parejas de la presente campaña, en la que participaron Jon Ander Peña y Jon Ander Albisu, Baiko solamente había tenido a dos pelotaris en la nómina de finalistas tras la última txapela: Aimar Olaizola (Manomanista de 2018 y Parejas de 2020) y Mikel Urrutikoetxea (Cuatro y Medio de 2017, Manomanista de 2019 y Parejas de 2020). En siete de las últimos once campeonatos todos los finalistas han sido de Aspe. Cabe destacar que en la última contienda del mano a mano no pudo participar Iñaki Artola, clasificado en la cancha, al estar lesionado y actuó Rezusta en su lugar.

La reincorporación de Unai Laso, en cambio, parece haber dotado de nuevos polos de atracción a la pelota a mano. Desde que el de Bizkarreta-Gerendiain regresó a la órbita de Baiko Pilota, el delantero ha alcanzado un nivel excepcional. Llegó a la final del Cuatro y Medio de San Fermín y dio un espectáculo de auténtico lujo ante Jokin Altuna en una final para quitarse la txapela. Se la llevó el amezketarra (22-20). A pesar de que su empresa no le alineó dentro del Masters veraniego, tuvieron que ceder a la evidencia de que el perfil del navarro era de figura. Así, entró como suplente para hacer las delicias del público.

Tras el espectáculo de la jaula iruindarra, Aspe y Baiko valoraron el tirón del Altuna III contra Laso y programaron dos partidos especiales: en Donostia y Logroño. Ambos fueron para el de Amezketa. Un guipuzcoano contra un navarro, uno de Aspe contra uno de Baiko, un pelotari técnico contra uno visceral... ¿Un nuevo clásico? Jokin es nítido: "Me parece una exageración. Hasta ahora hemos jugado en verano dos partidos amistosos, nada más. Si en el futuro nos enfrentáramos en más finales, entonces podría ser, pero visto el nivel de pelotaris que hay será muy difícil". Todo dependerá del futuro.

Altuna III, favorito 

Clásico o no, la final de hoy en el frontón Bizkaia de Bilbao entre Altuna III y Laso, a partir de las 17.00 horas, tiene ingredientes de sobra para convertirse en un partido enorme. La cátedra coloca como favorito al amezketarra, que juega su novena pelea por la txapela –seis seguidas del Cuatro y Medio y tres del Manomanista–. Se cantarán posturas de doble a sencillo en la contracancha del escenario de Miribilla. Aun así, el de Bizkarreta-Gerendiain está a un gran nivel. Quizás no sacó demasiado bien en la semifinal, pero arrolló a Peio Etxeberria (22-8). Jokin, por su parte, ha realizado un Cuatro y Medio de menos a más. Se encontró atado en sus primeros partidos, pero despegó frente a Bengoetxea VI (22-7) y tumbó con credenciales a Ezkurdia, el mejor pelotari hasta las semis. Le endosó un 22-10 autoritario. No se puede jugar mejor.

Laso, además, aspira a devolver a Baiko el brillo perdido tras 2017, pese a que en Promoción la firma vizcaina sí que ha disfrutado bonitas victorias. El primer cajón del podio sería un golpe encima de la mesa.

noticias de deia