La pandemia se ensaña con el deporte vizcaino profesional

El Zuazo es el último equipo afectado por el coronavirus de una lista en la que figuran el Athletic femenino, Barakaldo y Leioa, Universitario de Rugby, Ibaizabal y Zornotza de baloncesto, Leioa Waterpolo...

04.02.2021 | 00:44
Iraia Iturregi habla con las jugadoras disponibles durante el entrenamiento de ayer en Lezama.

POR segunda vez en una semana, el Zuazo tuvo que aplazar otro encuentro. El pasado jueves, el conjunto rojinegro detectó diez positivos por coronavirus en sus filas, lo que le obligó a suspender la eliminatoria copera que le enfrentaba al Atlético Guardés. Sin embargo, el aislamiento de los afectados y la imposibilidad de completar la convocatoria hicieron que ese no fuera el único encuentro aplazado. De hecho, la Federación Española de Balonmano aceptó ayer posponer el duelo liguero que el sábado debía enfrentar a las barakaldarras con el Cicar Lanzarote. Así pues, el covid-19 no solo ha confinado al Zuazo, sino que además le mantiene en el dique seco, sin competir, durante al menos quince días.

Con todo, el equipo fabril no es el único afectado por la pandemia, ya que en el último trimestre, el coronavirus se ha ensañado con el deporte vizcaino profesional. El Athletic femenino, el Barakaldo y Leioa de Segunda B, Ibaizabal y Zornotza de baloncesto, el Universitario y el Uribealdea de Rugby, el Romo y el Urduliz de balonmano, el Leioa WLB... son algunos de los nombres de una lista que, en plena tercera ola, es cada vez más larga.

Así pues, el Athletic de Iraia Iturregi comienza a ver la luz después de que el 24 de enero un positivo en la plantilla obligara a confinar a una decena de futbolistas. La entrenadora se quedó, básicamente, sin media plantilla, por lo que tuvo que pedir el aplazamiento de sus dos siguientes encuentros: aquel que el pasado jueves le enfrentaba al Barcelona en Lezama y la visita del pasado domingo al Betis. Sin embargo, con la cuarentena superada, el Athletic ha vuelto a entrenarse esta semana con normalidad y solo con las ausencias de Ainhoa Moraza, aún infectada, y de Ane Azkona, Erika Vázquez ni Jone Ibáñez, por lo que las de Iturregi comenzarán la segunda vuelta liguera el domingo (12.00 horas/Lezama) ante el Espanyol.

E igual suerte parecen correr Barakaldo y Leioa, de la Segunda División B. Un positivo en la plantilla fabril y otro en la azulgrana provocaron el aislamiento de ambos equipos y la suspensión de sus encuentros –ante el Amorebieta y el Arenas, respectivamente–. Pero, mientras que el Racing-Leioa de este fin de semana peligra, ya que de momento la opción más viable es el aplazamiento a la fecha más cercana posible, el Barakaldo, con el protocolo cumplido y el virus sorteado, ya ha anunciado la disputa de su siguiente partido (domingo, 18.30 horas ante la Real Sociedad B).

El baloncesto vizcaino tampoco se libra de la tercera ola de la pandemia. Y es que, además de los positivos de Hakanson y un miembro del cuerpo técnico en el Bilbao Basket, tanto el Ausarta Barakaldo como GDKO Ibaizabal, de la Liga Femenina 2, tuvieron que confinar a sus plantillas a finales del pasado octubre. En la Liga Endesa, el Lointek Gernika Bizkaia había sorteado la pandemia, sin embargo, la Federación Española de Baloncesto anunció ayer la conclusión de la concentración de la selección femenina por un positivo no concluyente de uno de los miembros del cuerpo técnico. Concentración en la que estaban tres jugadoras forales, Nogaye Lo, Paula Ginzo y Belén Arrojo. El trío acudía a su segunda convocatoria consecutiva de preparación para el Eurobasket y los Juegos Olímpicos, pero tuvo que regresar a la dinámica del Gernika por culpa del covid-19.

más casos

Después de que dos positivos obligaran a suspender la concentración que la selección estatal femenina de rugby programó en Fadura, el covid-19 había respetado el oval vizcaino. Hasta el pasado fin de semana cuando el Universitario Bilbao anunció un caso en sus filas. El conjunto rojiblanco tuvo que aplazar el encuentro que le enfrentaba al Gaztedi, al igual que el Uribealdea, también de División de Honor B, suspendió su duelo ante La Única por un positivo en el rival. Con todo, dos de los equipos más afectados por el coronavirus son el Romo y el Urduliz de balonmano. Y es que mientras que los getxotarras tienen que hacer malabares para reorganizar los cuatro partidos aplazados, los de Iparralde tienen tres a la espera de fecha y la denuncia de que la Federación Española les obligó a disputar el duelo ante el Egia a pesar de informarle sobre dos posibles positivos.

El Athletic femenino, tras tener que aplazar dos partidos por el positivo de Ainhoa Moraza, ya puede recibir el domingo al Espanyol

Parte de la plantilla del Zuazo sigue todavía en cuarentena después de que diez de sus integrantes se hayan contagiado